Category: POLÍTICA

Un sacerdote bueno; por Manuel Torronteras Lora, en memoria de Rafael Gutiérrez Márquez.

Rafael_Gutiérrez_Márquez

Dice Pablo: “No os entristezcáis del modo que suelen los demás hombres que no tienen la esperanza de la vida eterna“. Esto debe ser real para nosotros, pero también es real, cercano, latente, que nuestro amigo ya no está, que ha marchado. Y aunque la esperanza nos conforte, el corazón se oprime con la tristeza, porque, aquí y ahora, Rafael Gutiérrez ya no está con nosotros.

Rafael apareció en mi vida por razones profesionales, razones de su posición en el Magisterio y, desde ese momento, volví a encontrarlo una y otra vez. Fue mi compañero tenor en la coral de la Cátedra “Ramón Medina” y en esa época hicimos una amistad extraordinaria; era muy fácil ser su amigo porque en él se encontraban todas esas virtudes que hacen atractiva a una persona entre las demás: sabía hablar de forma agradable y convincente; poseía una voz sonora y armoniosa; era cariñoso y, sobre todo, sabía ser amigo; estaba pendiente de tus necesidades y no escatimaba jamás esas atenciones, esas pequeñas o grandes atenciones que nacen del corazón y que tanto nos satisfacen a todos.

Hace unos veintitantos años tuve otra vez contacto con Rafael, me refiero a un contacto de continuidad, no al saludo que se intercambia en un momento; lo encontramos al asistir a la Misa en el Convento de las Salesas, donde era Capellán y del que fue y es Capellán Perpetuo.

A él le gustó encontrarnos allí e inmediatamente reanudó con nosotros, con mi mujer y conmigo, la amistad entrañable de otros tiempos. Sin quererlo nosotros, aunque sin oponer demasiada resistencia, nos convirtió en lectores, en monaguillos, y, quizá por la proximidad de nuestra casa al convento, se metió más y más en ella y, más y más en nuestro corazón.

Iba a casa a comer con nosotros, a veces a instancia nuestra, otras por propia iniciativa, pasaba horas y horas allí y hablábamos de todo lo divino y lo profano; cantábamos o contrastábamos nuestras opiniones o convicciones.  Por él, creo que se hubiera quedado con nosotros para siempre; a lo mejor porque mitigábamos un poco o un mucho su soledad, porque los que sirven al Señor, saben mucho de soledad humana.

Cuando notó que sus facultades, (prodigiosas facultades), se apagaban un poco, aunque no era aún casi perceptible ese retroceso, me dijo: “Manolo, voy a hablar con el Señor Obispo y le voy a pedir que me jubile, porque los fieles no se merecen a un cura que no dé al máximo“. Este fue el principio de su adiós. Después siguió viniendo a casa, fuimos a visitarlo, pero ya no fue igual; poco a poco su memoria, que había sido fantástica, se fue resintiendo y se fueron borrando de su cabeza caras, voces, personas. Entonces ya se había ido; lo del día trece de  este mes de Abril ha sido su confirmación, la consumación de su despedida.

Rafael fue un hombre bueno, sacerdote bueno que sabía llegar al corazón de los fieles que lo escucharon, un músico bueno, un cantor bueno, un amigo bueno.

Muchas veces hablamos de que el amor de Dios no acaba nunca, no se acaba nunca; que, pasara lo que pasara, siempre nos espera, siempre está presto a recibirnos, como el padre del Hijo pródigo. Él y yo, lo mismo que Lourdes, mi esposa, lo creemos así. Por eso: “No os entristezcáis…

 Manuel Torronteras

 

Jornada Mundial del Enfermo, año 2013

Cartel Jornada Mundial del Enfermo 2013

R.I.P. Abelardo Lobato Casado, y Pablo Moyano Llamas

Tomado de ‘Ecclesia Digital’

viernes, 18 de mayo de 2012
El 17 de mayo, en la residencia geriátrica de San Juan de Dios de Cádiz falleció el dominico Abelardo Lobato Casado. Había nacido en San Pedro de la Viña (Zamora) el 20 de enero de 1925. Era religioso dominico desde el 15 de septiembre de 1942 y sacerdote desde el 16 de abril de 1949.

Doctor en Filosofía por el Angelicun de Roma, maestro en Sagrada Teología, título máximo de la Orden de predicadores, catedrático en varias Universidades, doctor honoris causa por la Universidad Católica de Murcia, fundador del Instituto Fray Bartolomé de las Casas, de Sevilla, del Instituto Santo Tomás de Roma, delegado del Vaticano en el Consejo de Europa para los Derechos Humanos y Miembro del Comité Directeur des Droits de L´homme (CDDH) de Estrasburgo. Miembro de la Pontificia Academia Romana de Santo Tomás, fue rector de Teología en Lugano.

Fue nombrado por Juan Pablo II Presidente de la Academia Romana de Santo Tomás y ha sido promotor y director desde su fundación en 1976 de la Sociedad Internacional Tomás de Aquino (SITA).

________________________________

El presbítero Pablo Moyano Llamas falleció el pasado 14 de mayo, a sus 80 años de edad.

(Artículo tomado de ODISUR.es):

Natural de Santaella (Córdoba), el sacerdote Pablo Moyano Llamas nació el 19 de septiembre de 1932 y recibió su ordenación sacerdotal el 21 de junio de 1959. Desarrolló su ministerio sacerdotal en primer lugar, como párroco de San Calixto durante seis años y, a continuación, como párroco de Ntra. Sra. de la Asunción de Montemayor hasta el 2011, en que pasó a ser párroco emérito de la misma. También fue profesor de Religión en el Instituto de La Rambla y en el año 2004 fue designado Arcipreste de Montilla-La Rambla hasta el 2007.

Entre otros cargos no eclesiásticos, el sacerdote ha sido miembro de la Real Academia de Córdoba y cronista oficial de Santaella y Montemayor. Asimismo, ha sido autor de diversas publicaciones como: Santa María del Valle (Santaella) de 1988, Montemayor retazos de Historia de 1994 y El Calvario de Montalbán de 1997.

El megalitismo en Gorafe (por Rafael Victoriano Vera Martínez)

Durante el Neolítico, se iniciaron cambios económicos y sociales de una importancia extraordinaria, que fueron protagonizados por  los hombres que vivieron en  espacios geográficos próximos al mar Mediterráneo y O. Atlántico, por ser ellos, junto con otros pueblos  europeos los  promotores de lo  que se ha dado en llamar “revolución neolítica”. Cambios que se iniciaron en el Próximo Oriente y que se difundieron por la Europa Central y Mediterránea.

Entre el V y III milenio a. C. se iniciaron un conjunto de transformaciones en la Península Ibérica, que se manifestaron con mayor intensidad en el sureste peninsular. Fueron entre otros. La práctica de  trabajos de agricultura, (cultivo de la tierra, ganadería etc),  cestería de esparto, sedentarismo,  construcción de chozas,  alfarería, uso de metales, ( cobre y bronce),  construcción de enterramientos colectivos. Las prácticas de enterramientos de alguna manera se regularizaron por ser realizados en dólmenes. Todos esos cambios hicieron más fácil la vida al hombre.

El dolmenismo  estuvo unido al “culto a la muerte”, al inicio de la agricultura,   ganadería,  sedentarismo,  alfarería,  uso de metales, (como el cobre, estaño, bronce). El fenómeno del dolmenismo fue una actividad que estuvo íntimamente relacionada con  la propiedad de la tierra de los pueblos que lo practicaron.

Esos  cambios afectaron también a los grupos humanos que vivieron en el Valle del río de Gor, los cuales, les permitieron liberarse poco a poco de los condiciones que les impuso el medio natural, ellos, dejaron de forma progresiva  ser cazadores  y  recolectores, para trasformarse en agricultores y pastores, lo que facilitó la “producción artificial de alimentos”.  El hombre en este periodo, fue también  capaz de encender  fuego cuando lo necesitó. Esos cambios no tuvieron el mismo  grado de desarrollo en  todos los lugares, ya que sucedieron en  ritmos de evolución diferentes.  Otro elemento fundamental que ayuda a entender la “nueva forma de vida” del hombre del Neolítico, fue el cambio climático,  el frío fue menos intenso que en el periodo anterior del Paleolítico,  por ello pudo pasar  más tiempo al aire libre.

Los pobladores neolíticos de Gorafe pasaron de tener una vida nómada, a hacerse sedentarios, de refugiarse en abrigos naturales, a construir chozas,  etc. El hombre  durante este periodo, perfeccionó   instrumentos y objetos de la vida diaria, que eran necesarios para las nuevas condiciones de vida. Así como también,  inicio actividades mágico-religiosas, con las que pretendió religarse con el más allá de la muerte. Su base económica fundamental  se basaba  en la ganadería y agricultura, Las herramientas de hueso progresivamente se irán sustituyendo por otras mas  elaboradas  de sílex para el trabajo de la vida diaria, estas, a su vez también se sustituyeron durante el calcolítico por otras de metal, ( cobre y bronce ). Estos grupos humanos fabricaron utensilios para la vida doméstica en  barro. (cerámica). También utilizaron el cuero y la madera, y el esparto.

El grado de desarrollo de los hombres del Neolítico no fue uniforme en todas las regiones de Europa, por estar condicionado por muchas circunstancias, especialmente por las bases tecnológicas y culturales anteriores.

En Gorafe, (lugar situado próximo al río de Gor, en la depresión intrabética de Guadix-Baza ) se inició  hace  unos 3000 años a. C. un proceso constructivo  de grandes piedras, de sepulturas megalíticas,  que se extendieron  desde las proximidades  de Gor hasta  los Baños de Alicún, pero que tuvo como eje de desarrollo mas importante en Gorafe, por ser el lugar central de este espacio geográfico, en él, había grandes piedras que  hicieron   posible las construcciones dolménicas,  y por ser este lugar,   camino de paso de personas y de intercambio  de las innovaciones neolíticas, de la culturas de Almería con las de Andalucía occidental y sur de Portugal.

Los pobladores neolíticos de Gorafe no tuvieron necesidad de transportar grandes piedras, como se hizo en otros “espacios dolménicos” de nuestra península, que a falta de materiales tuvieron que llevarlos al lugar destinado para la construcción de sus dólmenes. Las difíciles condiciones orográficas de la parte superior del Valle de Gorafe, no permitían el acarreo de grandes piedras, es por los que esos hombres utilizaron las  piedras del Valle del río de Gor sin necesidad de moverlas del lugar donde se encontraban.

El inicio de una rudimentaria agricultura en las proximidades del río,  la existencia de una fauna fácil  de ser cazada y domesticada y  la práctica de la ganadería,   (que  fueron las bases del sustento  de los pobladores neolíticos del valle), fue lo  que hizo posible, a los hombres que vivieron en las  márgenes del río, la realización del “conjunto arquitectónico funerario dolménico” mas extenso del sur de España

No se puede hablar propiamente de cultura megalítica, sino como un conjunto de elementos constructivos. Ello es posible, porque  estos grupos humanos  alcanzaron  un determinado nivel  económico,  tuvieron una  organización social mas compleja y por la práctica de  creencias mágico-religiosas  dando culto a sus antepasados, creencias que compartieron con otros pueblos mas lejanos, gracias a los contactos e intercambios.

Los monumentos megalíticos de Gorafe, estuvieron  unidos a la práctica del pastoreo y a la domesticación de animales, que realizaron  estos pueblos del calcolítico , en  las proximidades del río de Gor y en los bordes de la meseta cercana. Los constructores de los dólmenes de Gorafe, recorrieron este corredor, en pos de la búsqueda de pastos, durante los meses de calor, se trasladaban a las laderas  más frescas de las montañas próximas a Gor.

La arquitectura dolménica  es  también señal de dominio del territorio donde se ubica  la tribu, clan u horda que ha erigido la construcción. En ellas, enterraron a sus difuntos. Son tumbas  colectivas, de esa forma, aquellos grupos humanos se ligaron al medio.

Las construcciones dolménicas de Gorafe, por ser una zona de tránsito entre el levante peninsular con el sur de Portugal,  tienen la doble influencia de las culturas de Almería ( Millares y Argar ) y del Alentejo portugués.

El valle donde está situado Gorafe, tenía y tiene unas características propias, que le permitieron ser  lugar “de asiento y de tránsito” a unos pueblos que les posibilitaron hacer las construcciones dolménicas existentes en su  término municipal.

Los condicionamientos  del dolmenismo en la zona, estuvieron  determinados:  1º Por  el sustrato cultural.  2ª Por las influencias y aportaciones de las culturas próximas de Almería y de la baja Andalucía. 3º Por la  dependencia que impuso el medio geográfico a los pobladores neolíticos. ¨Esto, dio como resultado un dolmenismo con unas características propias que le diferencian de otros espacios también dolménicos del sur de España, como son los de las provincias de Málaga  y Huelva.

Los casi 240 dólmenes constituyen uno de los espacios megalíticos mas extensos  de España. Los dólmenes se encuentran situados  en ambos márgenes del río, y en los bordes de la meseta próxima.

Los constructores neolíticos de los dólmenes de Gorafe, comenzaban la erección de sus construcciones, a partir de la cámara funeraria, la primera piedra que ponían era la central, después el resto que la integran, se continuaba con el corredor, aquella se enlosaba, en algunos dólmenes aparece también enlosado el corredor, y se terminaba  con las losas que hacen de cubierta. La construcción se remataba  cubriéndola de tierra, formando un pequeño montículo, para sujetar la tierra, se colocaban unos anillos circulares de piedras. Los dólmenes están orientados  casi todos ellos hacia el Sur-Sureste. Es posible que ello, tenga un valor mágico-religioso.

Las formas en que se construyeron los dólmenes fueron muy variadas, se han descubierto hasta 16 formas geométricas diferentes de construcción de la cámara funeraria, ello  es debido al largo proceso constructivo.

El rito que se debía seguir cuando había algún fallecimiento, era el siguiente. El difunto se purificaba antes de ser sepultado, luego era llevado al lugar donde estaba situado el dolmen donde iba a ser inhumado, después de introducía   por la puerta, pasando el corredor hasta la cámara funeraria. El cadáver se adornaba con collares etc y se le ponía el resto del ajuar funerario. Previamente se habían recogido los huesos de otros difuntos que ya se habían enterrado en ese lugar, los cráneos se colocaban en la puerta de entrada de la cámara funeraria. Seguidamente  se cerraba la cámara para evitar la entrada de animales y la profanación del lugar. En el corredor delante de la puerta de entrada a la cámara funeraria, han aparecido cuencos, ello, puede indicar la realización de ritos de purificación del cadáver o de culto.

Los dólmenes de Gorafe, son de dimensiones menores que los de Andalucía occidental y de menor monumentalidad, pero no por ello dejan de ser menos interesantes. Los estudios y excavaciones realizados, han dado unos resultados muy esclarecedores que nos permiten conocer la organización social de los hombres del Neolítico que vivieron en la zona, de sus contactos con otros pueblos, de las aportaciones recibidas, del uso de materiales utilizados, como son: La piedra.  La cestería del esparto. Los metales,  como cobre, hierro, bronce). Del barro, para la realización de objetos de la vida doméstica. De los  animales con los que convivía, algunos de ellos los domesticó, (cabra, oveja) otros  los cazó, (conejo, liebre),  que fueron la base fundamental de su dieta.

Los primeros  estudios sobre el dolmenismo en Gorafe se iniciaron en la segunda mitad  del S.XIX,  en 1868 por M. Góngora Martínez,  años mas tarde por los belgas, hermanos Siret, (Enrique y Luis),. Durante el S. XX fueron George y Vera Leisner (ambos alemanes),  exploraciones efectuadas a finales de la primera mitad de este siglo  (1940). A principios de la segunda mitad del siglo XX, será el investigador, natural de Gorafe,  Manuel García Sánchez junto con Christian Spahni, los que realizaron el estudio sistemático y en profundidad de los dólmenes de Gorafe. Estos dos investigadores realizaron las mayores aportaciones así como también el mayor esfuerzo de excavación de los mismos, gran parte de lo descubierto se encuentra  en el museo arqueológico de la ciudad de Granada. Estos dos investigadores también realizaron excavaciones en la Cueva de La Caregüela en Piñar.

Recientemente, han surgido iniciativas,  desde el Ayuntamiento de Gorafe, con la ayuda de instituciones a nivel comarcal, provincial, y regional como:  Diputación, de Granada, Programa Leader II Comarca  de Guadix, Junta de Andalucía, Caja General de Ahorros de Granada, que han rescatado el dolmenismo en Gorafe  de la destrucción y del olvido. Creando con todo el conjunto monumental, un “Parque”, para que pueda  ser visitado. Se han habilitado para ello tres rutas, que permiten visitar los dólmenes y a la vez disfrutar de unos paseos muy agradables en contacto con la Naturaleza.

El Centro de Interpretación Megalítica, ayudará sin duda, a los potenciales viajeros que acudan a nuestro pueblo, a conocer el Parque  Megalítico:  la vida, avances y conquistas culturales del hombre durante el Neolítico.

El Parque tiene entre otras las siguientes finalidades: 1º De acogida de los potenciales viajeros  que acudan a él. 2º Como lugar de exposición del hecho megalítico. 3º. Como centro de documentación para las  personas interesadas  en este periodo tan importante de la Humanidad, en Gorafe. 5º Punto de partida para visitar el Parque.

Ello, puede ser motivo, para que nuestro pueblo, pueda ser conocido tanto en medios culturales como turísticos, factores, que  pueden  contribuir a mejorar su economía.

Rafael Victoriano Vera Martínez.

Ldº en Geografía e Historia.

"La calle del río de la vida" (por Rafael V. Vera Martínez)

 

Desde una de las  ventanas

de mi casa se ve una gran avenida,   altos edificios  la bordean, son  inmuebles modernos, sin nada especial,  los podemos encontrar en cualquier ciudad actual, dispone de amplias aceras por donde  pasan muchas personas,  que se cruzan   sin mirarse, a ninguna le interesa quienes  pasan a su lado, todos parecen llevar prisa.

 

Por la calzada, los coches cruzan  a gran velocidad, solo  paran en los semáforos. Es frecuente que algunos conductores no respeten las señales de tráfico, poniendo en peligro a los viandantes. Otras veces, son los peatones los que cruzan por lugares no adecuados, que ponen en riesgo a los automovilistas.   

 

Hace unos días pude ver diferentes formas de comportamientos,  que influyen  en nuestras relaciones y actitudes de unos hacia otros. Las personas  pasan unas junto a otras con rostros inexpresivos, e indiferentes, sin importarles para nada los sucesos ni preocupaciones que las otras protagonizan.

 

No pierdo la esperanza que algún día nos volvamos más solidarios, y que se recuperen los valores que no han debido desaparecer. 

En la calle suceden

 las situaciones más imprevistas,  que  son cotidianas de la vida actual.

 

Por la acera, veo a unos niños, a sus espaldas llevan unas gruesas bolsas, las supongo repletas de libros,  uno de ellos, bajo el brazo, lleva un balón  de futbol,  de  vez en cuando lo bota, otro  se lo pide, lo coge, le da una pequeña patadita y se lo pasa a un “niño gordito” que va a su lado, “el gordito” resopla de vez en cuando, debido al peso de la bolsa llena  de libros, éste, con tan mala fortuna golpea el balón estrellándolo en el cristal de un escaparate de un comercio de ultramarinos, el cristal salta por los aires, causando un gran revuelo entre los viandantes. El dueño de la tienda sale a la calle asustado por el ruido producido y por el destrozo causado. Al comprobar quienes son los causantes del desaguisado, sale en persecución de los niños, que a su vez habían salido corriendo, al ver las consecuencias de su balonazo.

 

Los niños corren como “galgos” sorteando a los viandantes. El tendero por fin pudo alcanzar al “gordito”.  En su afán de coger al niño, ambos caen al suelo, con tan mala fortuna para el tendero que el niño le cae encima, rompiéndole la nariz y  gafas, el niño llora amargamente su mala suerte por ser él y no otro el alcanzado. El hombre gesticula y  da grandes voces por las consecuencias que la  travesura ha tenido, en su nariz, en sus gafas y en el cristal  de su tienda. Algunos curiosos que no saben lo ocurrido, increpan al tendero, por   tener “al niño gordito” asido fuertemente de un brazo, y porque les apena ver a un hombre dar  voces a un niño.  Sin esperar los curiosos a razones, afean la conducta del tendero hacia el niño. El tendero mezcla con los gritos fuertes amenazas. Otros transeúntes terminan por ponerse a favor del ” niño gordito”.  Los demás niños logran escapar de la justificada ira  del comerciante. El tendero logró saber que “el niño gordito” era el causante de la rotura del cristal y  la dirección del padre, para comunicarle la acción de su hijo y que se hiciera responsable de la rotura del escaparate de su tienda.  El “niño gordito” logra escapar del tendero y baja la calle dando fuertes gritos, desapareciendo entre la gente.

 

Más allá, se ve una pareja de enamorados, ambos con pantalones vaqueros muy ajustados. Él, con una larga melena, ella, con una camisa muy corta que deja ver la cintura. Se paran en el centro de la acera, y sin reparar en nada ni nadie, empiezan a besarse con tal fuerza y desesperación,  como si fuera el último día de su existencia.  Ellos, no se enteran de nada de lo que pasa a su alrededor.  Pasado un tiempo emprenden de nuevo su marcha cogidos de la mano.

A la izquierda de los enamorados,

 en el tranco de un portal, con la espalda apoyada en la puerta de hierro, hay sentado un mendigo, de larga y descuidada barba, con la mirada fija en el suelo, no ve a nadie, con pies descalzos, cubre su cuerpo con una camisa y un pantalón renegridos, con la mano extendida pide a los viandantes unos céntimos, con los que comprará su ración diaria de vino.

 

Próximo pasa un Sr, muy repeinado y rasurado, con camisa blanca, corbata, americana y pantalón gris, zapatos lustrosos, seguramente  los ha embetunado antes de salir de casa. En una mano un cigarro, de vez en cuando da unas chupadas muy grandes, cuando expulsa el humo su boca parece una chimenea. En la otra mano lleva una gruesa cadena que ata a un  perro. Hombre y perro se parecen, los dos son chatos, con los dientes salidos y un poco oscuros. El perro se acerca al tronco de un árbol que hay próximo, se abre  de  patas traseras y deja caer gran cantidad de excrementos.

 

Una Srª mayor se acerca al hombre chato. Y le dice: Sr. ¿Este perro es suyo?. El hombre chato responde: Si, Srª.

 

La Srª le replica: Pues lo que el perro ha dejado también es suyo.

 

El Sr. chato. insolidario él, mira a la Srª.  Se da media vuelta. Y no recoge lo que el perro ha dejado.

 

Detrás del Sr. chato,  una Srª muy gruesa, que casi no puede mover su generosa humanidad, su grosor la fatiga, por lo que tiene que hacer frecuentes paradas en la acera. Gruesa de cara, nariz pequeña. Los ojos casi no se ven por estar tapados por los pómulos. Boca también  pequeña. La cabeza arranca directamente de los hombros. Las orejas no se ven por estar cubiertas por un espeso y largo pelo negro. De brazos y manos también gruesos, en  los dedos  lleva puestas sortijas de escaso valor. Lleva un  vestido de color rojo, que resalta aún más su gruesa figura,  le cubre todo él, casi hasta los tobillos. Va calzada con unos gruesos zapatos que no le permiten andar con comodidad. De la mano lleva a un niño al que da unos gritos, tan grandes como si acabara de ver al mismo diablo, el niño asustado no deja de llorar al oír las voces que la mujer gorda da. Por el aspecto de la mujer, no parece que sea  madre del niño.

La mujer gorda y el niño

 desaparecen al doblar la primera travesía que encuentran.

 

Sentados en un banco que hay en la acera, una pareja de ancianos están sentados hablan muy poco entre ellos,  cuando lo hacen es con monosílabos y gestos. El sol se refleja en la brillante calva del hombre, de vez en cuando este  pasa la mano por ella, como queriendo alisarse el pelo que no tiene o tal vez por quitarse el calor. Al lado está su mujer, de pelo blanco muy bien peinada como si acabara de salir de la peluquería. De vez en cuando algo dice a su marido señalando algunos de los que pasan. Después de un largo rato de estar sentados se levantan con dificultad, ella se coge del brazo de su marido, y tras unos pocos pasos, se meten en una cafetería, que hay frente al banco donde  estaban  sentados.

 

Antes de  que los viejecitos se metieran en la cafetería, por delante de ellos cruza una pareja de jóvenes. Ella con una larga cabellera pintada de  rojo intenso. La cara se nota que no la ha lavado en varios días, En las cejas y nariz lleva “piercings” de todo tipo. Lleva puesto un vestido largo negro con lunares que le llega hasta los pies. En los brazos lleva unos manguitos de color azul. Su acompañante, lleva ambos lados de la cabeza  afeitados, y sobre la frente, luce un empinado penacho de pelo pintado de verde, que apunta hacia el cielo. En la frente, labios y orejas lleva puestos “piercings” de todas formas y colores, En los brazos luce unos tatuajes y gruesas pulseras de cuero, con remaches brillantes. Cubre su cuerpo con una camisa y, sobre ella un chaleco. Sujetando el estrecho pantalón, un ancho cinturón de cuero, con remaches metálicos puntiagudos. Calza unas gruesas y sucias botas que  no  ha limpiado jamás. El, lleva al cuello un collar, que tiene una argolla, de la que  cuelga una  cadena, ella la lleva cogida. Ambos, de vez en cuando, alargan la mano hacia los viandantes, para pedirles unas monedas, casi todos se desvían al ver tan disparatada pareja, casi todos se niegan a las peticiones de los dos jóvenes, pocos son los que acceden a dar algo. La singular pareja, cansados de no obtener recompensa a sus peticiones, terminan por marcharse calle arriba, hasta desaparecer por una estrecha calleja.

 

De pronto, sin saber como, un grupo de viandantes se juntan, gesticulan, algunos corren hacia el comercio más próximo, sacando unas palanganas, se aprecia que llevan en ellas agua, porque con la prisa se le ha derramado, manchando el suelo de la acera, algún otro lleva en la mano una toalla .  Los de las palanganas y toalla, se abren paso entre la gente arremolinada. No se puede ver, alguien ha debido sufrir un desmayo, se agachan y parece que se disponen a limpiar a la persona desmayada. Algunos, se observa que protestan, con gestos que parecen decir, que al caído no hay que tocarlo, hasta que llegue la ambulancia, que alguien ha llamado. Ya  se oye el fuerte sonido de su sirena. Otros viandantes pasan de largo, con caras inexpresivas, sin interesarse por lo que allí pasa.

Más adelante, una mujer

 que por su aspecto aparenta unos tener unos treinta años. De pelo rubio ensortijado, pintada en exceso en ojos y boca. Lleva un ceñido abrigo de piel negra,  bastante largo. Calza unas  botas de tacón alto, da la sensación que va a caer de bruces en cualquier momento. Del hombro izquierdo cuelga un bolso que hace juego con el abrigo. Cogida por la mano derecha lleva una gran y pesada bolsa, que por la publicidad que lleva impresa  se aprecia que viene de compras de unos grandes almacenes que hay próximos, que están de “rebajas”. El peso de la bolsa acentúa más la inestabilidad de la mujer de pelo rubio ensortijado. Después de andar cortos trayectos, hace  paradas, para recuperar el aliento y el equilibrio, una vez recuperada, reemprende de nuevo la marcha, en una de esas paradas, se le acerca un hombre se aprecia que cruzan unas palabras, éste le ayuda a llevar la pesada bolsa. Calle abajo la mujer de pelo rubio ensortijado, y el hombre que le ayuda, desaparecen con la pesada bolsa confundidos entre los viandantes.        

 

Por la acera veo un perro callejero, pasa entre la gente, nadie repara en él, del cuello cuelga una larga cuerda muy sucia, que arrastra entre sus patas. Un hombre que se encuentra sentado en el suelo, apoyando la espalda en el tronco de unos de los árboles que hay en los pequeños y descuidados jardines que bordean la acera, con una voz ronca y aguardientosa da un fuerte grito, dirigido al perro, éste se vuelve, conoce el grito de quien le llama, y bajando la cabeza, corre a reunirse con él, cuando está junto al hombre de la voz ronca,  lo caricia, y le ordena que se tumbe. Hombre y perro se juntan para darse color de tal forma, que parecen solo uno.

 

Por delante del hombre del perro. pasa rápido un grupo de muchachos  muy jóvenes, en sus caras reflejan toda la alegría de su juventud. La conversación que llevan entre ellos, es oída por los viandantes. A veces se empujan, otras veces se  gritan. Todos  cruzan la calle corriendo por el primer paso de cebra que encuentran, sin esperar a que cambie la luz roja, aprovechando  un instante que no pasan vehículos.

Pegados a la pared de un “super”,

 hay dos músicos callejeros, uno toca un viejo violín el otro una guitarra, los dos instrumentos están muy desafinados. Los “instrumentistas”, estan cubiertos de sendas boinas negras “caladas” hasta las orejas,   se mueven de forma torpe al compás de las melodías que mal interpretan  de forma estridente. El que toca el violín, de vez en cuando,  lanza una sonrisa, abriendo un poco la boca dejando ver una destartalada dentadura a aquellos que le dejan una moneda en la desvencijada caja donde guarda el otro la guitarra, cuando terminan de dar su “concierto” callejero.  El otro es un poco bizco, es el de la guitarra, cuando toca su instrumento, parece que está mirando a los que pasan,  no es así, lo que está haciendo es mirar las cuerdas de la guitarra. Alguna viejecita que pasa con andar cansino, arroja una moneda. La mayoría de los peatones lanzan  miradas de reojo envueltas en compasión hacia los dos tristes músicos sin detenerse.

 

Poco más adelante dos jóvenes, muy elegantes, vestidos con trajes oscuros, llevan un  maletín  cada uno, fuertemente cogido por la mano derecha,  con aire de ejecutivos, cruzan entre la gente sin reparar en nada ni nadie conversando entre ellos.

El semáforo de la calle

 en ocasiones no es respetado por los automovilistas, unos  porque llevan una velocidad excesiva, otros por descuido, o por estar hablando con el compañero que viaja a su lado. Es curioso ver que muchos automovilistas se tocan la nariz y meten sus dedos en ella, con tal “interés y fuerza” como si fueran una barrena, que parece como si quisieran sacarse  un ojo por la nariz, cuando lo que se sacan son las “secreciones secas “ que hay en ellas, lanzándolas algunos al exterior del coche.

 

Más allá hay unos obreros municipales, con su ropa de trabajo, hace más de una semana que llegaron, con unas vallas, herramientas  y una máquina. Después de delimitar un trozo de acera, abrieron una zanja haciendo un ruido infernal. De vez en cuando los “trabajadores” desaparecen, dejan herramientas, máquina y vallas, pasadas  varias horas vuelven, hablan  entre ellos y con algunos de los que pasan todo el tiempo que quieren, y la zanja no se termina ni se tapa. Otros miran con disimulo a los “trabajadores”, Muchos dan un rodeo para no ver, la forma negligente de hacer “su actividad esos trabajadores”. Una obra rutinaria la han convertido en algo molesto e interminable.           

 

                                                                       Rafael V. Vera Martínez

Los Niños de La Amapola (por Tania Carvajal Bernier)

"Solidaridad, generosidad, amor..." (Tania, con uno de los "Niños")

 

Amapola da nombre al centro donde trabajé poco más de un año, aunque seguirá presente en mí para siempre. Mi función se basaba en participar en la educación de un grupo de personas con discapacidad mental, desde asesorarlos a la hora de afeitarse, ducharse, hasta enseñarles a sumar.

Recuerdo con bastante claridad mi primer día de trabajo, no me llevé  muy buena impresión, me encontraba en una gran sala con unas 50 personas gritando constantemente las mismas palabras, pero pronto dejas de apreciar esto porque forma parte de la rutina diaria.

Es curioso ponerse en la piel de alguien ajeno al centro, que no está acostumbrado, puedes observar su cara de asombro y no saber que comportamiento tomar para actuar  con la mayor naturalidad posible sin parecer tener miedo o la no aceptación de la discapacidad. Es mas fácil de lo que parece, sólo hay que escuchar.

Me llamó la atención la sensación que experimenté la primera vez que me encontré a solas con ellos. No dejan de ser extraños para tí, aunque esa lejanía se disipa rápido cuando te das cuenta que ellos no sienten lo mismo hacia tí, te ven como uno más desde principio, te hablan, te sonríen, te lloran, te buscan…

El segundo día de trabajo te reciben con los brazos abiertos, entre besos y saltos. Es sorprendente, pensaba, cómo pueden haberme cogido cariño si apenas nos conocemos, aunque también pueden pasar al estado contrario y recibir algo no tan agradable de ellos, pero en esta fase ya te ha dado tiempo a entender . Ellos no reaccionan como nosotros y si se les cruza algo en la cabeza, no saben diferenciar entre lo correcto y lo incorrecto. Es como si aquella capsulita de “civismo o moral” que todos aprendimos de pequeños, no existiera para ellos. De un beso pueden pasar a una bofetada en cuestión de segundos. Es un chip que simplemente cambia en su interior o que funciona de manera diferente a la nuestra..

Pude observar la similitud con el mundo real, es una especie de burbuja gigante donde coexisten casi los mismos sentimientos que solemos tener a diferentes niveles; hay envidia, superioridad, egoísmo, violencia, amabilidad, solidaridad, generosidad, amor…que conviven y comparten un mismo espacio.

A modo de conclusión me gustaría resaltar que cada día aprendía algo nuevo, cada día había algo con lo que mirar desde diferentes ángulos que sin sus visiones no habría sido posible, incluso había momentos que me sentía su alumna.

Descubrí que hay un mundo paralelo al nuestro viviéndose a diferente escala lleno de sentimientos a flor de piel que te enseñan a apreciar lo maravillosa que es la vida.

Alcalá la Real (por Rafael Victoriano Vera Martínez)

Fortaleza de La Mota (Alcalá la Real)

Las ciudades de frontera tienen algo especial. Sus habitantes desde siempre han cruzado la línea fronteriza por motivos muy diversos; por negocios, por actividades recreativas, por adquisición de servicios, por motivos familiares, etc. Alcalá de Benzaide  (para los musulmanes) o Real (para los cristianos) durante los siglos  XIII, XIV y XV, fue una de esas ciudades fronterizas disputadas por dos poderes contrapuestos. Sus moradores tenían  distintas funciones, fueron entre otras:  como  obstáculo para el avance del reino enemigo por ser una plaza fácilmente defendible, como punto de partida y lugar de disputas militares, como lugar inicial de expansión, como espacio  de  tránsito de personas y de mercaderías, de contacto de culturas y de religiones.  Así,  entendieron y usaron  musulmanes y cristianos de esos siglos a los habitantes y ciudad de Alcalá. Durante el tiempo que fue ciudad fronteriza, hasta ella, llegaban comerciantes, cristianos, judíos y musulmanes, para efectuar intercambios comerciales.

Hay presencia humana en la zona  desde el Paleolítico. Existieron unos poblados ibéricos en  La Gineta y Meseta de la Ribera Alta, ambos lugares  próximos  a  Alcalá la Real. En la época romana existió un poblado que se denominó Sucaelo. Durante la dominación árabe la población recibió el nombre de Alkalat. La fortaleza comenzó a construirse durante el califa Alhaken  II,  como parte de una red de fortalezas que se hicieron para defender Al Ándalus de los ataques normandos. Originariamente el recinto contó con quince torres, se han perdido tres. En el siglo X, La Mota se transformó en fortaleza, estando bajo el dominio de los Aben Banu Said, de estos, tomaría la designación Alkalat de Benzaide. Fue plaza fuerte de los reinos de Granada y de Castilla, pierde esta condición cuando es conquistado el reino nazarí por los RR.CC. La denominaron de Alkalat de Benzaide, la conservó hasta el verano del año 1341, el rey Alfonso XI la denominó a partir de esa fecha, con el nombre de Alcalá la Real. En su escudo de armas, figura una llave símbolo de la importancia estratégica que en otro tiempo tuvo. El padre de Isabel la Católica, Juan II, fue el que le otorgó el título de ciudad.  Los RR. CC, le concedieron privilegios. En los siglos siguientes fue perdiendo importancia, al igual que sucedió con muchos municipios españoles. Durante la Guerra de la Independencia, fue ocupada por el General francés Sebastiani, derrotando al General Freire, cuando se retiró  el francés de ella, incendió la fortaleza de La Mota. A mitad del S. XIX, llegó a tener unos 1000 h.  en la actualidad tiene poco más de 22.000 h.

La ciudad de Alcalá la Real, desde la fundación del Antiguo reino de Granada, por su situación geográfica, estuvo situada próxima a la frontera con el reino de Castilla- Por ser lugar de paso para la Baja y Alta  Andalucía,  tuvo por ello, un gran valor estratégico, que le permitió ser el paso natural para la posterior conquista del Reino de Granada.

  Muy pronto los reyes de la Corona de Castilla,  pusieron en ella su interés, siendo el primero de ellos, Alfonso VIII, que allá por el 1213, un año después de la batalla de las Navas de Tolosa, (ésta batalla, fue la llave que abrió acceso a los castellanos para la reconquista de Andalucía, y Alcalá la Real será el paso natural para entrada en el reino nazarí de Granada). Después de su reconquista, Alfonso VIII, la entregó a la Orden de Calatrava, pero los monjes guerreros calatravos no pudieron retenerla en su poder, ya que  en 1229 los granadinos de nuevo toman la ciudad, hasta que el rey Fernando III el Santo la vuelve a recobrar en 1248., Posteriormente de nuevo es recuperada por el reino nazarí que la retienen durante 97 años. Prueba de la importancia que tuvo la ciudad de Alcalá durante los siglos XIII, al  XV, fue el hecho de ser elegida en 1266, como sede de una tregua firmada por Alfonso X el Sabio y el rey granadino Muhammad al Ahamar, en ella se acuerda un periodo de paz, mediante la cual, no haya razzias ni talas a un lado y otro de la frontera. En 1341 Alcalá, cae definitivamente en poder del reino de Castilla, el rey que impulsa la conquista es Alfonso XI.

Como se puede observar  Alcalá la Real fue una ciudad disputada por cristianos y musulmanes. Durante los siglos XIII, al  XV  fue pasando a poder de musulmanes o cristianos, según la situación  política que se encontrara uno u otro reino. Estas disputas, resaltan la importancia que ambos contendientes  dieron a la cuidad alcalaína, estos dos poderes, eran conscientes de la importancia estratégica y del valor económico que tenía, para la seguridad y economía de aquellos dos estados medievales, que eran la Corona de Castila y el Reino Nazarí de Granada.

Desde la primera mitad del siglo XIV se consolida la frontera castellano-granadina, durante este periodo los enfrentamientos fueron frecuentes. El más importante fue la Batalla del Salado (1340) esta vitoria da a Castilla el control del Estrecho Gibraltar y, el reino de Granada queda aislado del Norte de África. Será  después de las tomas de Alcalá, (1341) y  de Algeciras (1344), cuando la frontera  de nuevo entra en un periodo continuado de inestabilidad, por las casi continuas razzias y enfrentamientos bélicos,  que ambos reinos emprendieron a uno y otro lado de la frontera. La iniciativa la lleva ahora Castilla, Ejemplo de ello, es la  guerra contra Granada en Collejares, cerca de Úbeda, protagonizada por las tropas de Enrique III. Durante la minoría de edad de Juan II, se obtiene entre otras la ciudad de Antequera (1417). Posteriormente, se gana  la importante  batalla de la Higueruela (1439),  ocupándose plazas en la frontera, inestabilidad que desembocó a final del siglo XV. (1492), en la Guerra por la conquista del Reino de Granada.

En contra de lo que afirman ciertos autores, la frontera granadina-castellana fue casi siempre inestable y peligrosa, los enfrentamientos entre uno y otro reino fueron casi constantes, solo se interrumpían mediante treguas y cortas paces, que en muchos casos no fueron respetadas, pues, eran frecuentes la capturas de personas  y de destrucción de bienes en  ambos   lados.

El rey castellano Alfonso XI, promueve la conquista de esta ciudad, para ello dio las órdenes necesarias para reclutar “Ricos Hombres” y caballeros,  a las ciudades de Córdoba, Sevilla, Écija, Carmona, y a otras ciudades,  para que arbitraran “medios”,   con los que penetró en la campiña alcalaína, procediendo a su tala. Después de maniobras de distracción y desinformación, adujo Alfonso XI que iba a atacar Málaga. ( circunstancia  que procuró  fuera conocida en Granada ). Por ello, parte de la guarnición  de Alcalá, fue trasladada para   defender  la ciudad malacitana  del ataque del rey castellano, éste, aprovechó la ocasión para dirigir su ejército contra Alcalá de Benzaide,. Sitiándola, hasta lograr su rendición después de un duro asedio, que lo consigue 15 de Agosto de 134l, le dio el nombre de Alcalá la Real.

Incorporada esta ciudad a la Corona de Castilla, su devenir histórico cambia profundamente, no pierde la condición de ciudad fronteriza y su valor estratégico. Es el Rey Alfonso XI quién consigue la rendición de  Alcalá,  quién se la entrega, es su alcaide, de nombre Abraham, lo cual indica la existencia de un importante e influyente  grupo judío en la ciudad alcalaína. Este alcaide, junto con moradores árabes y judíos, después de la conquista se refugiaron en Moclín. La población árabe y judía que no se marcha,  comienza a vivir con cristianos venidos de otras partes del reino, que imponen costumbres  y leyes castellanas, originando  enfrentamientos entre ellos, situación que es reflejo de la que se da en el resto del reino de Castilla, con estas dos importantes minorías.

Poco después de su reconquista, en l348, se declara una epidemia de cólera en España, que también afectará a la ciudad,  provocando hambre y una disminución demográfica, por ello  se dejan de cultivar tierras, afectando seriamente a la producción agrícola y granadera

Durante los reinados de Pedro I, el Cruel, Enrique II, Juan I, Enrique III el Doliente y Juan II,  ( más de un siglo ). La población árabe y judía de la Ciudad, vio llegar  pobladores cristianos, quedando aquellos en minoría, se repartieron casas y propiedades, implantando, costumbres, religión,  cultivos nuevos, ejm.- los cereales.  Las instituciones anteriores se sustituyen por una sociedad estamental semejante a la de Castilla.  En la Crónica General de Alfonso X “El Sabio” se señala el carácter de la frontera castellano-granadino como “permeable”, por los intercambios que en ella se hacían, (comerciales, culturales, población, etc,), se señalándose  el carácter rural que había a uno y otro lado de la misma, así también como  la fuerte huella religiosa. No podemos olvidar que fue una frontera  peligrosa, por lo que la ciudad de Alcalá también lo fue.

El reinado de esos reyes coincide con periodos de guerras civiles,  algunos de ellos fueron asesinados, fue un tiempo de inestabilidad política, que los granadinos intentaron aprovechar para recuperar Alcalá, pero no lo pudieron lograr debido a la presencia de una guarnición que la defendió en los momentos de peligro. 

Durante el difícil  reinado de Enrique IV, la situación de enfrentamientos de todo tipo que  suceden tanto en el reino como en sus fronteras, (ahora nos interesa solo la situación de la frontera castellano-granadina y en especial por la zona de Alcalá la Real), originadas por diferentes causas, son entre otras: económicas, sociales, políticas, nobiliarias, religiosas, etc. que afectaron profundamente al reino castellano, y que también afectan a Alcalá la Real.

En su fortaleza de La Mota, siguió existiendo una guarnición, desde ella, en diversas ocasiones, se hicieron entradas en la vega granadina haciendo talas.

La ciudad alcalaína  está  unida al condestable  D. Miguel Lucas de Iranzo,  fiel servidor del rey Enrique IV hasta su asesinato en 1472. Para conservar su fidelidad al rey, tuvo que vivir fuera de la Corte, en Jaén, debido al enfrentamiento con el marqués de Villena por el Maestrazgo de la Orden de Santiago. Desde 1453, el condestable Lucas de Iranzo gobernó  Jaén , Alcalá la Real, Linares y Baños de la Encina, constituyendo estas ciudades un sólido apoyo para la causa del rey.

Durante la tercera Guerra de Granada de 1455, Alcalá tendrá un protagonismo especial, desde ella y desde otras ciudades también fronterizas,  el ejército castellano  inicia una “guerra de desgaste” con la finalidad de quebrantar   la estructura económica del reino granadino, el tipo de guerra  que se hace no era del  gustó de la nobleza, que prefería acciones  unidas a la ocupación de territorios. Durante cuatro días de “yermar” la tierra, se talan y saquean los alrededores de Moclín e Illora, se prohibieron los enfrentamientos frontales con las tropas granadinas, el propósito del rey era hacer talas y destrozos  durante tres años. Entre los días 30 de Abril y 13 de Mayo se talan los campos de Archidona, Álora y Málaga. En el mismo año desde Alcalá la Real, se inicia una nueva entrada, la tercera  en el reino nazarí hacia Moclín e Illora que llega  hasta la vega de Granada. En la vega, el 22 de Junio se levantaron las tiendas, durante tres semanas, se dedicaron al saqueo y se armó allí caballero a D. Miguel Lucas de Iranzo, cuyo destino será  defender la frontera de Jaén. En 1458 se le nombra condestable, éste, quedó guardando la frontera,  por  sentirse más seguro de la persecución hacia él, del valido D. Juan de Pacheco y de su hermano Pedro de Girón, persecución  que no abandonó hasta muerte del condestable. En ese año la guerra fue suspendida.

En 1459 los granadinos hicieron una fuerte entrada llegando hasta Jaén, haciendo numerosos prisioneros,  derrota, que anulaba las ventajas obtenidas en el año anterior. Las ciudades de Alcalá, Úbeda, etc no se libraron de  las embestidas granadinas. En el verano de 1462 el condestable Miguel Lucas de Iranzo respondió por la frontera jiennense con tres entradas en el reino granadino. En este mismo año, el rey encomienda a Pedro de Girón, que concierte  una tregua con los granadinos,  que dura hasta octubre del año siguiente.

El año de 1465 es difícil para Enrique IV, porque los grandes  de la nobleza, fueron requeridos para que dieran fidelidad al monarca,  ( se encontraba en medio el problema sucesorio y se realiza la “farsa de Ävila”), éstos, comienzan a apoyar al infante Alfonso (hermanastro del rey)  es reconocido rey. La causa del rey Enrique  estaba segura en la frontera de Jaén, por la fidelidad probada de Lucas de Iranzo,. No obstante, Pedro de  Girón y Alfonso de Aguilar, apoyados por el Conde de Villena, Juan de Pacheco, valido de Enrique IV, a  cambio de su apoyo al bando del infante Alfonso, le promete al conde de Cabra, para fortalecerlo, darle  Alcalá la Real, que pretendía sustraerla del mandato de Lucas de Iranzo. Durante la guerra civil desatada  se perfilan dos bandos el enriqueño y el alfonsino. Pedro de Girón, ( Alfonsino), hermano del valido Juan de Pacheco, se enfrentó a las guarniciones  (enriqueñas) en: Bedmar, Alcalá la Real, Antequera y Jaén. Girón luchaba más por sus intereses, (que eran los de la casa de Osuna), que por los del infante, en esta acción P. de Girón logró para sí,  Écija Y Carmona. Atacó Jaén, pero estaba muy bien defendida por el  condestable, por lo que tuvo que firmar una tregua con   Lucas de Iranzo. Éste, se aseguró dominio para el rey la zona de Jaén, y aseguró a los  judíos conversos la protección, ( la causa judía era otra de los motivos de la revuelta nobiliaria frente al rey).

 La guerra civil termina en octubre de 1465, con las “espadas en alto” y, el rey tiene que asumir gastos y pagar fidelidades. Las Cortes convocadas en Toledo, trataron de arreglar la situación, la consecuencia fue, que el patrimonio real quedó en muy mala situación económica. Como se puede apreciar la fortaleza de Alcalá participa de forma activa en la revuelta a favor del rey.

En el invierno de 1469, el reino de Granada emprende una  nueva correría por las tierras de Jaén, en concreto por Alcalá, Úbeda y Baeza, de nuevo es el condestable Lucas de Iranzo el que resuelve la situación. El reino castellano se encuentra ahora en una situación diferente, los grandes nobles deben aceptar de forma decidida el reconocimiento de la princesa Isabel como heredera, ( la futura Isabel la Católica ) y  su matrimonio con Fernando de Aragón, para ello, el valido D. Juan de Pacheco envía desde Madrid a Agustín de Spínola, para que la nobleza andaluza acepte como heredera a Isabel, son entre otros: El duque de Medinasidonia, condes de Arcos. de Cabra. Etc. La situación no debía ser buena, Spínola regresa, e informa que la situación “solo se resolverá con la presencia del rey”.  El rey, en efecto, tuvo que hacer el viaje a Andalucía,  fue a Jaén, por Úbeda y Baeza. El condestable dijo en la entrevista que tuvo con el rey, que estaba acompañado por el marqués de Villena  “ que no recibía a traidores” y no saludó al valido  J. de Pacheco, ( la acusación contra el valido estuvo clara, incluso Lucas de Iranzo delante del rey amenazó con su lanza a un acompañante de la comitiva real). El conde de Villena estaba ya urdiendo retirarle el mandato de la frontera, lo cual ya lo sabía el condestable. En 1471 la nobleza presiona con la finalidad de conseguir su poder sobre las grandes ciudades, para convertirlas en capitales de sus dominios, como habían hecho Los Mendoza en Guadalajara y Los Medinasidonia en Sevilla o Lucas de Iranzo en Jaén.

 La disputa entre el conde de Cabra y Martín Alfonso de Montemayor, por algunas villas y fortalezas pertenecientes a Córdoba,  en el centro de este enfrentamiento  se  encontraba  el problema  judío, que en  nuestra  región   estaba muy enconado, ( se perseguía expulsar a los conversos y apoyar a cristianos viejos). En esa disputa, dos hijos del conde de Cabra fueron hechos prisioneros, se ofreció la libertad de ambos, a cambio de la entrega de Alcalá la Real.

Nunca perdonaron los grandes nobles andaluces y Juan de Pacheco al condestable, por  el apoyo al rey en Jaén y su frontera. En 1473, el día 22 de marzo Lucas de Iranzo fue asesinado, cuando rezaba durante la misa mayor en la catedral de Jaén, su sustituto  será el Conde de Haro

  Los RR. CC. le  dan el título de “muy noble y muy leal ciudad, llave y guardia y defendimiento de los reinos de Castilla”, También le conceden privilegios fiscales y forales.  Como el de “homicianos”, que consistía en lo siguiente: cualquier delincuente, que se refugiara perseguido por la Justicia en castillo que gozara de ese privilegio, no podía ser detenido y quedaría libre de culpa, después de haber servido a su costa durante un año y un día. Quedaban excluidos de este privilegio los delitos de traición, y la alevosía, aquella que el agresor no había dado opción a defenderse, quedando incluida la “pena peleada”, Este privilegio solo lo tuvieron junto con Alcalá la Real, Jaén, Alcaudete, y Jodar.

En otro lugar se ha señalado la importancia económica de Alcalá la Real, esta ciudad  fue lugar transacciones entre musulmanes y cristianos, fue un comercio autorizado por los reyes, tuvieron este privilegio en Jaén solo Alcalá la Real, Huelma, Jodar y Quesada, a estas ciudades acudían los “almayales” granadinos, para hacer intercambios de trigo, ganado, estaba prohibido el comerciar con armas y caballos.

El comercio estaba gravado por el “diezmo”  y “medio diezmo de los moriscos”. Ese comercio generó unos ingresos muy importantes por esos puertos secos que alcazaron casi 1.500.000 de maravedís, más del 72% del total del comercio que se efectuó por la frontera durante el año de 1493. El contrabando por la frontera fue también importante, que era perseguido por el “alcalde mayor del diezmo y del medio diezmo y sus agentes de sacas”, el contrabando era realizado tanto por personas aisladas como por señores.

La situación fronteriza de Alcalá la Real, desde Pedro I el Cruel a Enrique IV, fue difícil, Granada y Castilla se disputaron las ciudades  fronterizas en todas las formas posibles, en guerra latente, que oscilaba entre semipaz, treguas, guerras abiertas, talas, razzias,  apresamiento de personas, etc.

La “leyendas rosadas” sobre la vida en la frontera, es fruto de la imaginación de ciertos autores y del orientalismo del siglo XIX, que están muy alejadas de la realidad. Los ataques y saqueos fueron frecuentes, la vida en Alcalá la Real fue muy dura, ello justificó la concesión del privilegio de homicianos. En la Crónica del Condestable D. Miguel Lucas de Iranzo se dice: “Jaén se encontraba muy disipada e destroyda de grandes muertes e cautiverios e robos que los moros cada día le habían fecho, corriéndola fasta las puertas e matando los hombres e levando muchos prisioneros e ganados e quemando e talando panes viñas e huertas”.

Para hacerse una idea sobre el gobierno en la frontera, vease un pequeño fragmento de un romance de frontera, de los muchos que se generaron en torno a ella.

                                   En Baeza los Benavides

                                   En Jodar los de la Chica

                                    En Granada el Mariscal

                                    Allí, en Córdoba la llana

                                    D. Alfonso de Aguilar

                                    En Úbeda Los Rivera

                                    Que las saben mandar.

Mensaje recibido desde Haití (artículo de Ángel Saiz Pérez)

Foto: Lisandro Suero (AFP. Getty Images)

[Manuel Bodenlle, miembro del Instituto Español de Misiones Extranjeras, actualmente trabajando en la República Dominicana (país que comparte la isla de Haití con la República de Haití) se ha puesto en contacto la comunidad de 'Hermanas Lauritas', de Haití, con la que tiene una fuerte relación pastoral. Ellas le han enviado este dramático mensaje, recibido el 15 de enero de 2010:]

«Hola Miguel, hnas. de la comunidad y amigos.

»Ha sido de gran fortaleza recibir cada uno de sus mensajes y saber que en estos momentos no estamos solas ni nuestra gente tampoco.

»Les contamos que la situación esta muy complicada pues hasta ahora no han cesado las réplicas y los temblores, ya son tres días que no podemos entrar a la casa ni la gente, todo el mundo estamos durmiendo en la calle, es incontable la cantidad de muertos que hay por todo lado, muchas escuelas destruidas y miles de jóvenes niños sepultados, las calles de Jacmel son desoladoras igual que en Puerto Príncipe.

»No solo son los muertos, sino los heridos, la miseria la destrucción de todo el país, se encuentran escombros y partes de gente, entre ellos el hermano de una postulante, Claudine, que quedó sepultado con mas de 200 estudiantes que quedaron sepultados en la escuela de la Trinité. Hoy encontraron una parte de su cintura y piernas, le reconocimos por los documentos que llevaba en el bolsillo. Pasamos toda la mañana de ayer esperando que lo sacaran, pero entre los 15 que encontraron no estaba el sino hasta cuando ya eran las 4 de la tarde y empezaba a oscurecer quedaba esperanza.

»La tristeza es intensísima, esto es muy fuerte, hemos vivido muchos huracanes pero nunca algo como esto. Nos preguntan, nos preguntamos también con lágrimas: “¿Por qué Haití, por qué cuando más pobre esta este pueblo, mas abandonado, nos llega esto? El día del terremoto estábamos separadas Consuelo y Lina en la ciudad y les tocó el terremoto en una casa de tres pisos, aun no podemos saber cómo salieron bajo los escombros con vida.

»Agathe y Martha, en casa, con todo quebrado y mucha angustia, finalmente nos reunimos por la noche cuando lograron llegar por la montaña con el papá de Jove, que estaba hospitalizado y el hospital se derrumbó. Todos los heridos, en la calle, tirados y llevábamos una niña en el carro, que encontramos con las piernas fracturadas. El dolor más grande fue llegar al hospital para dejarle allí, trajimos al papá de Jove a casa y murió al amanecer, toda la noche temblaba cada dos minutos, la angustia es total, casi depresiva, en la ciudad no hay ni luz ni agua ni comida, las madres esperando con una sábana en la mano para recibir lo que encuentren de sus hijos.

»Cuando estábamos en el entierro del papa de Jove apareció Brank como un ángel para darnos la paz pues pensamos que estaba muerto, pues no sabíamos nada desde hace dos días y la casa se derrumbó del todo, él está bien, con algunas heridas y llegó caminando desde Puerto Príncipe.

»Gracias a Dios Wynda había subido a Arreguy el día anterior y estaba aquí con nosotros. Cada momento estamos recibiendo heridos, la hermana Olga esta en Puerto Príncipe pues tenia una reunión allí, aun no tenemos comunicación ni siquiera local, solo nos queda este medio (Internet) que aún no se ha colapsado.

»Aun cuando les estamos escribiendo a temblado de nuevo y hemos tenido que salir un momento, estamos nerviosas pero no perderemos la esperanza. Si Dios nos regaló la oportunidad de vivir de nuevo debemos ser fuertes y hacer todo lo que esté a nuestro alcance, hay amenaza de lluvia, el cielo esta nublado y con mucha brisa, sabemos que las familias de las novicias haitianas están bien, las famitas que están aquí cerca, pero ellas no saben de las demás que estaban en la ciudad.

»El reto más grande es la esperanza y la responsabilidad con la gente pues cada vez son más los que llegan como viendo una salvación y nosotras tratamos de mantenernos en pie, hay una sensación de mareo en todos, es como si aun se moviera todo sin parar, cualquier ruido es pánico pero en medio de todo damos gracias a Dios que estamos bien y la gente de la misión también. Por ahora la incertidumbre es total, pues no se sabe cuándo terminará, cuando pensamos que ya se acaba entonces la tierra se mueve de nuevo, nadie ha podido dormir, la gente está por cientos en la calle y lugares abiertos, nosotros también pero aquí seguiremos juntos aunque el dolor parece derrumbarnos ahora.

»Les agradecemos el apoyo, sus oraciones, sus palabras, haremos lo que podamos hasta nuestras últimas fuerzas, mucha gente con posibilidades está tratando de salir, nuestra gente no puede hacer lo mismo, aquí permaneceremos con ellos. Dios les pague todo el cariño y la solidaridad con nosotras y nuestro querido pueblo de Haití, tenemos la certeza de que como cada año cuando les azota el huracán, al amanecer, se levantan para recomenzar. Así lo harán pues están hechos con una fuerza casi invencible, es un duelo total, no se escucha nada, todo esta en silencio, pero Dios hablará en ese silencio, esperamos en ÉL, el dueño de cielos y tierra.

»Les queremos mucho, les enviamos muchos abrazos a cada uno y a nuestras familias.

»Nota: seguiremos escribiendo hasta cuando pronto termine el galón de gasolina que queda para tener esta comunicación, aunque esperamos se reparen pronto las líneas telefónicas.»

Damnificados Haití (una canalización de la ayuda)

Foto: Logan Abassi (Getty Images)


A Antonio Fernández, misionero del Instituto Español de Misiones Extranjeras le hemos enviado un correo preguntándole si puede hacer de intermediario directo para canalizar nuestra ayuda a los damnificados de Haití. Él nos manda este mensaje, recibido el 15 de enero de 2010:

«Hola amigos:

»La situación de Haití es más catastrófica de lo que se pueda imaginar. La capacidad de respuesta está casi bloqueada pues no hay quien se haga cargo de la ayuda allí ni quien descargue aviones. Las principales autoridades religiosas, sacerdotes y seminaristas de Puerto Príncipe también han muerto. Es desolador.

»Nosotros estamos, desde Pedernales, municipio y provincia más al suroeste de dominicana, junto a Haití, reuniendo alimentos, agua y lo que podamos, comprándolo en las tiendas y pidiendo a la gente para enviar a Jacmel, provincia más cercana a nosotros, que también esta aislada de Puerto Príncipe.

»Desde la diócesis de Barahona se ha creado un comité de solidaridad. Cualquier ayuda será bienvenida.

Antonio Fernández»

Nota de los editores de La Revista FHC:

De entre los canales abiertos para la gestión de la ayuda a esta catástrofe, La Revista FHC pone a disposición de sus lectores la Cuenta Corriente de la Asociación de Amigos del IEME (Instituto Español de Misiones Extranjeras), que nos ha aportado el presente artículo y el artículo de la Portada ‘Mensaje recibido desde Ahití’, y que remitirá la ayuda que se recabe a fin de que sea distribuida directamente ‘de Iglesia a Iglesia’.

Cuenta del Banco Pupular, número: 0075 – 0790 – 42 – 0600169943

Si deseas que tu aportación se beneficie de la desgravación en tu Declaración Anual de la Renta, facilita tus datos personales en la misma transferencia (Nombre completo, domicilio y NIF), haciendo constar expresamente en el ‘beneficiario’ lo siguiente: IEME (Damnificados Haití)

El IEME te remitirá un justificante de la misma a primeros del año que viene.

La atención al mayor desde la Pastoral de la Salud (Conferencia FHC de don Rafael Lora González)

El buen samaritano (Vincent Van Gogh 1890 Óleo sobre lienzo 73 x 60 cm Rijksmuseum Kröller-Müller_ Otterlo_ Netherlands)

Rafael Lora González, teólogo y psicólogo especialista en habilidades de relación de ayuda y de comunicación, inicia las conferencias del año 2010 de las Aulas de Cultura de la Fundación Humánitas Córdoba .

Don Rafael Lora González es I Premio Científico de la Fundación Luis Portero (para dar y sentir vida) por su extensa trayectoria profesional vinculada al mundo de la salud y el cuidado de los enfermos. Fue administrador del Hospital de San Juan de Dios de Córdoba hasta 1998, fecha en la optó por ser agente de pastoral de la salud del mismo Hospital, donde actualmente forma parte del equipo interdisciplinar de la Unidad de Cuidados Paliativos. Desde 2001 es responsable del sector de Hospitales Generales y Cuidados Paliativos de la provincia Bética.

  • Reseña del acto:
    Evento: Conferencia
    Tema: La Atención al Mayor desde la Pastoral de la Salud
    Ponente: Rafael Lora González, teólogo y psicólogo, especialista en Habilidades de Relación de Ayuda y Comunicación.
    Lugar: Fundación Miguel Castillejo (Plaza de las Doblas, Córdoba)
    Día: martes 12 de enero de 2010
    Hora: 19:30
    Organiza: Aulas de Cultura de la Fundación Humánitas Córdoba
    Colabora: Fundacion Miguel Castillejo
  • Reseña del contenido de la conferencia (por Rafael Lora González):
     

Presentación

Objetivos y contenidos

  1. Ayudar a explorar las distintas dimensiones de la persona y cómo éstas, inciden sobre la enfermedad, la soledad, los sentimientos de culpa, la agonía y la muerte.
  2. Dentro de la atención integral, detectar las Necesidades Espirituales
  3. Proponer un plan de cuidados para mayores desde la Pastoral de la Salud
  4. Reconocer y responder al estrés (fatiga), distrés (estrés con consecuencias negativas) y al eustrés (estrés con consecuencias positivas.

Asistencia integral en la enfermedad y en la ancianidad 

El mundo tecnológico y científico, de forma individual, no da la respuesta global de satisfacción que el ser humano requiere.

La Iglesia, que apuesta por una visión antropológica cristiana, junto a las dimensiones bio-psico-social, incluye en la atención integral, la Dimensión Espiritual – Noética- Trascendente y de Sentido de la Vida.

¿Qué ocurre cuando aparece una enfermedad grave o terminal o una gran discapacidad física y/o mental por la enfermedad o por los años?

  •  
    1. El pensamiento se distorsiona y las emociones se alteran.
    2. Las relaciones interpersonales se lesionan.
    3. Las experiencias negativas se convierten en somatizaciones concretas con cierta virulencia en nuestro cuerpo.

El Papa Benedicto XVI, en las pasadas Jornadas Mundiales de la Salud en el año 2006, manifestaba: Las nuevas causas que originan y agravan una enfermedad, vienen determinadas por: Crisis de Valores, por ausencia de un Proyecto de Vida, por la Soledad, por la desestructuración de la institución familiar, por la falta de ideales, de valores y de principios humanos y evangélicos y sobre todo por la ausencia de Sentido de la Vida. Prácticamente todas ellas, parten de una Dimensión Espiritual desatendida.

Desde el Pontificio Consejo de Pastoral de la Salud en el Vaticano, el Cardenal J. Lozano Barragán, manifestaba lo siguiente: Como medida preventiva para luchar contra la enfermedad, solicitamos a los distintos profesionales sociosanitarios y voluntarios que se promuevan Estilos de Vida (Hch 5,20) sanos y coherentes; que colaboren con la ciencia médica a que se reconozca la estrecha relación entre patologías, disturbios mentales, emocionales y crisis de valores; a que iluminen las verdaderas razones de falta de valores; a que intervengan a las primeras señales de sufrimiento; a que asistan tanto a los enfermos como a sus familias; a que atiendan al enfermo y al anciano de manera integral, esto es: biológica, psicológica, sociológica y espiritualmente y que vean en ellos al Cristo Roto descrito en el cuarto cántico del Siervo de Yahveh de Isaías 52, 13 – 53, 12.

La enfermedad no es un bien a invocar, sino un mal a superar.

Confrontemos al enfermo de ayer y de hoy en aproximadamente 50 años de historia.

Ayer, enfermedades como la tuberculosis, la polio… disminuían la media de vida y aumentaban las enfermedades físicas. Hoy, prácticamente han sido erradicadas, subiendo la media de vida pero aumentando al mismo tiempo las enfermedades de origen psicosomático.

Ayer, las personas vivían más gregarias y la enfermedad y la ancianidad se vivía en casa. Hoy, esclavos del hedonismo, la enfermedad se vive en los Hospitales.

Ayer, las familias eran más sólidas; los Hospitales eran pequeños pero se gestionaban con criterios humanos; en casa se vivía del nacimiento a la muerte; el médico de cabecera conocía tanto al enfermo como a la familia. Se trabajada con menos técnica pero con más Escucha y Empatía. Se hacía desde una tendencia humanizadora. Hoy, las famililas son más frágiles y vulnerables, nos rodean grandes Hospitales gestionados con criterios economicistas; el nacimiento y la muerte se vive en el Hospital donde puede que haya grandes equipos multidisciplinares posiblemente despersonalizados donde no se conoce ni al enfermo ni a la familia, quedando éste relegado a una patología, a un número de historia o a un número de cama. Se trabaja con mucha más técnica y ciencia pero quizá con menos Empatía y Escucha y desde una tendencia deshumanizadora.

Esta tendencia deshumanizadora ha provocado la aparición de: medicinas alternativas, grupos de ayuda por patologías semejantes; acompañamientos personalizados; la promoción de motivación y de esperanza; despertar recursos internos y externos y la potenciación desde 1.960 de la Psicología Transpersonal (Búsqueda de Sentido, Trascendencia, Espiritualidad…) denominada la cuarta fuerza. También está provocando que pasemos de una solidaridad familiar (ayer) a una solidaridad comunitaria (hoy.

Reto

La enfermedad o la ancianidad, no crea forzosamente inválidos existenciales, por tanto, estamos llamados a ayudar siempre a los enfermos, ancianos y sus familias que nos encontremos por los caminos de la vida desde una atención integral y de calidad. Pero para ello necesitamos disponer de los instrumentos eficaces y haciéndolo respetando tanto la integridad como la dignidad de la persona. Intentemos acompañar a nuestros ancianos, enfermos y sus familias desde una acción interdisciplinar ofreciendo un acompañamiento y una terapia que contribuya a su salud integral y de calidad, sin perder de vista que para garantizar una asistencia digna, no solo basta la buena voluntad, sino que hace falta formación.

La campana (Ciclos Vitales)

Nos centraremos en la época del declive existencial.

El ser humano es un todo integral.

¿Cómo está el cochero en la ancianidad? (Ejemplo de la carreta)

La Tetradimensionalidad de la persona

Somos un todo tetradimensional, ya que todas las dimensiones entretejen nuestro ser. Atendamos por tanto a nuestros mayores como una Unidad Pluridimensional, de manera integral y con calidad.

¿Cuenta la parte o el todo de la persona? A veces, nos centramos casi exclusivamente en la dimensión biológica / fisiológica, olvidando con frecuencia el “todo” de la persona y esto hace que aunque obtengamos eficacia a primera vista, los resultados no sean los esperados. Busquemos el todo de manera integral.

Las cuatro dimensiones

Las cuatro dimensiones inciden en nuestro estado de salud integral:

La Dimensión Biológica / Fisiológica, regula las leyes de la vida. Se compone de necesidades básicas, donde prima lo corporal. El mito es, por tanto, mantener un cuerpo sano y joven y con este pensamiento, es difícil convivir con un cuerpo enfermo o simplemente que envejece, porque es caduco. Cuando envejecemos o enfermamos entramos en una crisis existencial y nos preguntamos ¿Qué es lo que no funciona? ¿Es posible que sea caduco? ¿Es que ya se acabó todo?

La Dimensión Psicológica, regula los pensamientos, las emociones, los sentimientos, los mecanismos de defensa y los mecanismos de evasión. La enfermedad y la ancianidad, pueden desestabilizar la dimensión intelectiva, por tanto, necesitamos ayudar a nuestros enfermos y mayores a que canalicen adecuadamente, sus dudas, preocupaciones y sufrimientos, como parte del dolor total provocado por la enfermedad o cuando se les comunica un diagnóstico no deseado o por la suma de años, pero esto siempre respetando su ritmo de integración y crecimiento personal, implicándole personalmente. También la enfermedad y la ancianidad desestabiliza nuestra dimensión emotiva, esto es, nuestra capacidad de sentir y de expresar los sentimientos ya que éstos se resienten, entonces es cuando el desasosiego y la desesperación nos aturden y todo nuestro proyecto de vida se puede tambalear.

La Dimensión Sociológica, regula nuestras relaciones interpersonales. Cuando se presenta la enfermedad o uno se hace mayor, se pone en crisis nuestro proyecto de vida y nuestras relaciones interpersonales, desajustando tanto los compromisos familiares como profesionales, obligándonos a mirar a nuestro interior y preguntándonos ¿Y ahora qué?

La Dimensión Espiritual, regula el Sentido de nuestra Vida (espiritualidad, convicciones, valores y creencias). Victor Frankl, psiquiatra y neurólogo, en su famoso libro: “El hombre en busca de sentido”, manifiesta parafraseando a Nietzsche: “El que tiene un por qué vivir, encuentra el cómo” [puede resistir casi cualquier cómo incluida la vejez]. Ayudemos por tanto, a que nuestros mayores recuperen cuanto antes sus tareas y compromisos, siempre adaptados a sus limitaciones. Así encontrarán su cómo. En lo más íntimo de cada ser humano (creyente o no) hay un misterioso y profundo anhelo de relacionarnos con la Trascendencia (llámese como se le llame) -Los cristianos lo llamamos Dios- y de comprender nuestra presencia en el mundo y en los acontecimientos de la vida como TAREA. En la enfermedad o en la ancianidad, una persona creyente puede salir herida en su experiencia de Fe. Puede, incluso, sentar a Dios en el Banquillo de los Acusados y preguntarle ¿Y Tú eres el Señor de la Vida? Cada persona recorrerá itinerarios de búsqueda de sentido de manera personal y con recursos diferentes como: buscando afecto; repasando su biografía; cerrando temas inconclusos; abandonándose a la Providencia; obteniendo fuerza en los Sacramentos; otros desde el silencio, otros desde la protesta… La meta es que puedan llegar de manera gradual a una aceptación e integración de sus pérdidas donde se incluye la vida.

Tarea del Voluntario como Agente de Pastoral de la Salud

El objetivo primordial, será el de respetar el laberinto de salidas, sin juzgar a nadie y deseando que cada enfermo o mayor encuentre su salida. Nuestra tarea, por tanto, será la de ofrecerle pistas, despertarle sus recursos tanto internos como externos, hasta que encuentre su propia expresión o salida a la dura experiencia de pasar por el “Dolor Total”

A modo de conclusión

Ayudemos al enfermo y al mayor a que camine hacia la aceptación / integración de su situación. Para conseguir este objetivo, necesitamos estar atentos ante las zozobras que provoca una enfermedad o la suma del número de años. Para ello, necesitamos aprender a paliarla en todos los sentidos y dimensiones. Acojamos las preocupaciones de su mente. Las necesidades de su corazón. Valoremos sus responsabilidades sociales e interrelacionales. Despertemos sus recursos espirituales. Acompañemos al enfermo o al anciano en su totalidad.

¿Cómo explorar las Necesidades Espirituales?

Como paradigma (modelo, tipo, ejemplo) propongo la Parábola del Buen Samaritano. (Lc 10, 25-37) Al buen Samaritano, le tocó: sostener, escuchar, apoyar, echar a andar aunque sea con ayuda de muletas, ayudar a generar recursos internos y externos y a cuidar en equipo. “… y caminó con ellos…”

Veamos los pasos:

1.      Al verlo…

2.      Se compadeció de él…

3.      Se acercó…

4.      Le vendó las heridas, echando en ellas aceite y vino….

5.      Lo montó en su cabalgadura, lo llevó a la posada y cuidó de él…

6.      Al día siguiente, sacó unos denarios y se los dio al posadero, diciendo: cuida de él.

Ojala este icono bíblico nos ayude a captar lo que significa atender integralmente a un enfermo, o a un anciano y a su familia. Acompañemos el Dolor Total. Ayudemos a recomponer la Tetradimensionalidad del ser humano herido en todas sus dimensiones.

Catálogo de Necesidades Espirituales

1.      Necesidad de ser reconocido como persona

2.      Necesidad de volver a leer la vida

3.      Necesidad de buscar sentido a la vida y al acontecimiento que se está viviendo

4.      Necesidad de liberarnos de viejos sentimientos de culpa

5.      Necesidad de reconciliarnos: consigo mismo, con los demás y para los creyentes con Dios.

6.      Necesidad de establecer la vida más allá de sí mismo

7.      Necesidad de orden espacio – temporal.

8.      Necesidad de Verdad

9.      Necesidad de libertad

10.  Necesidad de arraigo

11.  Necesidad de soledad – silencio

12.  Necesidad de finalizar temas inconclusos

13.  Necesidad de gratitud

14.  Necesidad de abrirnos a la Trascendencia

15.  Necesidad de conectar con el tiempo (pasado, futuro, presente)

16.  Necesidad de expresar religiosamente las Necesidades Espirituales

La evangelización de los mayores –hoy-

No es una evangelización de 2ª categoría. Es una evangelización en toda regla. La persona mayor es un hijo de Dios con una sensibilidad especial y con necesidad de contar con experiencias que le abran al mundo de la Trascendencia. La familia del mayor necesita todo tipo de ayuda y necesita que le presentemos a un Dios de esperanza acogedor y cercano. El Agente de Pastoral necesitará prepararse con una sólida formación humana, espiritual y religiosa para servir al mayor con todo el amor posible sabiendo que estos hermanos nuestros son los predilectos de Dios. Es todo un camino lleno de retos y apasionante por el que se merece apostar.

Decálogo del cuidado responsable:

1.      Cuidar es ponerse en el lugar del otro.

2.      Cuidarle es ayudarle a ser autónomo. Para conseguir esta meta, necesitamos despertarle instrumentos, recursos y oportunidades.

3.      Cuidarle es ayudarle a que reconozca su vulnerabilidad y desde ahí que sea responsable de sus propias decisiones.

4.      Cuidarle es velar por el bien del otro. Un desvelo de unos por otros.

5.      El cuidado responsable puede garantizar la atención al crecimiento personal como una posibilidad real.

6.      Cuidarle es acompañar al otro sin necesidad de indicarle o determinarle el camino que necesita seguir.

7.      Cuidarle es hacerse cargo de él, cargar con él, encargarse de él y en alguna medida, con-dividir la carga que lleva.

8.      Acompañar desde el cuidado responsable no es un imperativo puntual sino una actitud permanente.

9.      Desde el cuidado responsable salvamos al otro de una soledad no deseada.

10.  Ser responsables en el cuidado, nos permite mantener las distancias adecuadas entre la persona cuidada y el cuidador principal.

Objetivo final

Atender y acompañar integralmente con calidad, con calidez y de manera integral es, ayudar a crecer como persona ante una situación adversa (enfermedad, soledad, ancianidad…)

El camino del Cuidador

Si nos da tiempo veremos algunos consejos prácticos que se pueden dar en el camino del Cuidador Principal.

Gracias,

¿Un documento clave sobre el origen de Mira de Amescua? (Carmen Hernández Montalbán)

¿Un documento clave sobre el origen de Mira de Amescua?

Mi trabajo en el Archivo Diocesano [de Guadix (Granada)] me depara cada día sorprendentes hallazgos. En uno de los libros de bautismos me llamó la atención una partida de 1584 que dice así:

“En 21 de Enº [enero] de 1584 baptizé [bauticé] a Antonio exposito de una morisca Altpo [al tiempo] que estaban encerradas En casa de Don Gaspar Davalos. Nascio [nació] circunciso, fue su compadre Anton Mtnez de Xerez.”

En seguida me acordé de una conferencia que Carlos Asenjo Sedano pronunció en el patio del Excmo. Ayuntamiento de Guadix acerca de Antonio Mira de Amescua; de la hipotética posibilidad de que éste fuera hijo de una esclava morisca que vivía en casa de su padre, Don Melchor de Amescua y Mira, caballero descendiente de una hidalga familia repobladora en la época de la Reconquista. El nombre de la esclava, Angélica Micaela, me resultó tan romántico y novelesco como la historia en sí.

Es evidente que la vida de este dramaturgo y poeta accitano del Siglo de Oro, contemporáneo de Calderón, amigo de Lope de Vega y Arcediano de la Diócesis, está rodeada de misterio.

En primer lugar por ser hijo de padres solteros. Su madre, según el expediente de limpieza de Sangre de 1609 que se haya en la Capilla de la Catedral de Granada (ya que el de Guadix no se encuentra), era Doña Beatriz de Torres, una doncella de la localidad almeriense de Berja con la que el padre del poeta había tenido trato. Sin embargo fue el padre quien crió al niño desde su nacimiento; y sorprende que los padres, siendo mozos solteros, nunca se hubieran casado. También es extraño que el nombre de la madre quedara velado en posteriores documentos; y mucho más, que los apellidos no figuraran en los del niño.

Otro acontecimiento que ensombrece la biografía del poeta fue la muerte de su padre Don Melchor, como consecuencia de las puñaladas recibidas en la procesión del Corpus de 1601 en Guadix. Se cuenta que un miembro de la familia accitana Dávalos Bocanegra fue el agresor, y que se originó un pleito que fue resuelto con una indemnización a la familia de la víctima. Pero el pleito no se ha encontrado de momento. Del motivo de la reyerta no se sabe apenas nada.

Esta partida me llamó la atención por varios motivos:

  1. Según Carlos Asenjo, el padre de Mira de Amescua liberó a su esclava en 1583, y la partida es de 1584.
  2. Las esclavas a que se refiere el documento estaban cautivas en casa de Don Gaspar Dávalos, y el niño del que se habla fue bautizado con el nombre de Antonio.
  3. Los estudiosos no pueden precisar la fecha de nacimiento de Don Antonio, pues la partida de bautismo tampoco se ha encontrado, pero  la sitúan en torno a 1577, ya que el niño comenzó sus estudios en Granada en 1584. Sin embargo, aun tomando como buena la fecha de nacimiento, esto no excluiría la posibilidad que el niño fuera bautizado con 7 años, siendo hijo de una morisca.

Existe un vacío documental que impide resolver el enigma. Esperemos que el concienzudo trabajo de investigación  de los historiadores, algún día nos ayude a perfilar la figura de este grande de las letras españolas.

CANDAS en América del Sur (Teodoro Rubio, Presidente de CANDAS)

En el año 1994 viajamos cuatro personas como cooperantes a Perú (Ica y Puno) con el IEME (Instituto Español de Misiones Extranjeras) con el propósito de conocer la realidad de Hispanoamérica, en una zona pobre. Esta experiencia sirvió para comenzar, con la ayuda del Ayuntamiento de Carreño, nuestra aventura solidaria como grupo CANDAS (Comunidad de Ayuda a Niños de América del Sur): dos veranos en Venezuela (Selva del Río Orinoco) y once en Ecuador (Santa Isabel, Sigsig, Güel, Cutchil, Pirunkay y Gutún).

CANDAS en la selva

El obispo de Tucupita (Venezuela), el español Felipe González, nos recibió con los brazos abiertos. En la Selva rehabilitamos una “Misión” que había desaparecido hacía treinta años. Nos acostumbramos a vivir sin luz y sin agua corriente, acompañados por mosquitos, tarántulas, escorpiones y serpientes. El agua de lluvia y el agua cocida del contaminado Río Orinoco era nuestra bebida.

Atendíamos a los enfermos que venían a nuestra “medicatura”. En la escuela enseñábamos a los niños a hablar el castellano y a aprender las cuatro reglas matemáticas para que pudieran defenderse entre criollos y occidentales, que solían engañarles con facilidad. Todos los días, al atardecer, los indígenas bajaban en sus canoas a la misión; era un momento idóneo para reflexionar, conversar, cantar y danzar.

Descubrimos la gran diferencia que tenemos con los indios guaraos en cuanto a la concepción de vida y muerte. Al llegar a la Comunidad de Ajotejana, en 1996, preguntamos al jefe de la tribu: “¿cuántos enfermos hay en la ranchería?” Y su respuesta fue sencilla: “Ninguno. Todos se mueren”. Pronto pudimos comprobarlo. Una tarde acudió a nuestra “medicatura” un niño de cuatro años con síntomas de deshidratación, acompañado de sus padres. Les dimos suero oral y les recomendamos que cocieran agua y se la dieran a beber a su hijo. A los dos días volvieron a la “Misión” a pedirnos madera para construir un ataúd para el niño, que había muerto. Les preguntamos si habían dado a beber agua y suero a su hijo, y nos contestaron que “el brujo de la tribu nos anima a no beber líquido cuando padecemos esta enfermedad”. Al poco tiempo, otro matrimonio trajo a su hija de seis años con los mismos síntomas: vómitos y diarrea. Nos ofrecimos a llevarles al hospital de Curiapo, pueblo que estaba a una hora y media de Ajotejana, en la “Tivitivi”, nuestra barca de motor. A la niña la abrieron una vía en vena y la colocaron suero. Cuando dijimos a los padres que tenían que ¡quedarse en el hospital, por la salud de su hija, y nosotros regresar a la “Misión”, no lo aceptaron. Les aseguramos que todos los gastos los asumíamos nosotros e incluso que les llevarían todos los días el desayuno, la comida y la cena. También les prometimos volver al día siguiente y llevarles a Ajotejana si la niña estaba mejor. Ante nuestra insistencia asintieron, pero por la noche quitaron el suero a la niña y se la llevaron en una canoa a su casa. Suponemos que la niña moriría.

En otra ocasión, llevamos a un joven, que padecía tuberculosis, al hospital de Tucupita –a siete horas de nuestra “Misión”- para que iniciara un tratamiento de seis meses. Nosotros pagábamos todos los gastos sanitarios. A los cuatro días se escapó del hospital.

Nuestra experiencia en la selva fue enriquecedora, pero nos dimos cuenta de que los indios guaraos son recolectores, no sembradores, acostumbrados a un paternalismo excesivo y arraigados a sus costumbres y tradiciones hata el punto de preferir beber agua del contaminado Río Orinoco, en vez de beber agua potabilizada que nosotros les dejamos. Esto nos desanimó a seguir nuestros proyectos allí. Temíamos que al marcharnos las infraestructuras creadas desaparecieran.

Eso sí, de los indios guaraos aprendimos a vivir intensamente el presente sin preocuparnos de la incertidumbre del mañana. Recuerdo a Florentino, un joven indígena con dos hijos, que a diario se sentaba pacientemente junto a nosotros a enseñarnos su idioma (el “guarao”) y a escuchar nuestras historias. Un día le pregunté: “¿no vas a trabajar hoy?”. Y me respondió: “Por la tarde, si tiene hambre aguno de mi familia, entraré en la selva a buscar alguna fruta”.

CANDAS en los Andes

Al año siguiente, 1997, nos pusimos en contacto con el arzobispo de Cuenca (Ecuador), Luis Alberto Luna Tobar. Nos animó a iniciar nuestros proyectos en la zona del Azuay, en el Sigsig.

Sigsig es un Cantón con un índice de mortalidad infantil y de desnutrición crónica del 37´8%. Las principales causas que inciden en el indicador de desarrollo en salud son las siguientes: viviendas con insuficiente dotación de redes de infraestructura y servicios básicos, poca o ninguna educación de la población para la salud que se evidencia en inadecuados hábitos higiénicos y alimenticios, bajo nivel de capacitación e insuficiente dedicación del personal que trabaja prestando servicios en la zona, y difícil acceso físico de la población a puestos de salud por la distancia. El índice de desarrollo educativo es de 41’8%. La trasa de analfabetismo de las mujeres (24%) es superior al de los hombres (12%). Las principales causas de una mala educación son: incumplimiento y falta de vocación de profesores, insuficiente capacitación pedagógica y curricular del profesorado, poca valoración en la educación por parte de los jóvenes y padres de familia, carencia de material didáctico y difícil acceso físico y económico al sistema educativo.

Descubrimos, pues, que la sanidad y la educación eran piezas claves para la mejora del Cantón y comenzamos a crear botiquines y dotarlos de medicamentos en las comunidades más pobres (Güel, Cutchil, Pirunkay y Gutún), a formar promotores de salud que pudieran atender después atender los botiquines y practicar los primeros auxilios, en caso de necesidad, a cualquier persona de su comunidad. Además, atendíamos y visitábamos a enfermos. También comenzamos a ofrecer ayuda educativa a los niños del Cantón Sigsig, con atención prioritaria a la lectura, a la escritura y a las matemáticas. En todas las comunidades hemos desarrollado campañas de salud buco-dental.

En julio de 1998 colaboramos con la Asociación “Mensajeros de la Paz” como educadores en las casa de acogida para niños abandonados que tienen en Santa Isabel y en Cuenca (Ecuador), donde detectamos la necesidad de comprar algunas sillas de ruedas para niños discapacitados. Decía el sabio Confucio: “No les des un pez. Enséñales a pescar”. Siguiendo su consejo, en agosto de 1998, compramos un horno de pan y lo instalamos para que un grupo de mujeres se constituyeran en “Asociación de panaderas”. Pienso que para erradicar la pobreza habría que cambiar las estructuras, pero como eso es difícil seguimos tratando de enseñarnos mutuamente a pescar. No obstante, también también procuramos darles peces, porque hay familias que sin el pez diario se morirían. Recuerdo sobremanera a un matrimonio de ancianitos, en Cutchil, a los que ayudamos varios años con comida y medicinas. Vivían en una casa de 8 metros cuadrados, sin levantarse de la cama. Él era ciego y ella sorda. Como decían sus vecinos, él era los oídos de su mujer y ella los ojos de su marido. Coincidió que estando en Pirunmkay murió su mujer. Cuando nos enteramos acudimos a acompañar al esposo. Le pregunté: “¿Cómo está Don Moisés?” Y su respuesta, con una serenidad extraordinaria, fue: “Aquí estoy, esperando la sentencia de nuestro Diosito”.

Cuesta entender que personas enfermas y con escasos recursos económicos tengan tanta conformidad, sonrían con frecuencia y sean tan agradecidos. En Güel, una mujer se había roto el brazo y, como la consulta médica y la operación eran caras, acudió a un curandero que solamente le pedía tres dólares. La puso un vendaje, no sé de qué forma, pero la produjo en el brazo un síndrome compartimental que dificultaba el riuego sanguíneo, aumentando el riesgo de amputación del brazo.. La llevamos a Cuenca (Ecuador) y pagamos su operación. Al año siguiente, al volver a su Comunidad la mujer vino a buscarnos para invitarnos a comer en su casa y, mientras caminábamos, iba echando pétalos de rosas al suelo hasta que entramos en su hogar, y pronunciaba estas palabras: “Ustedes son mis salvadores. Diosito les ha enviado para salvarme”.

Antes estas manifestaciones, a veces, no podemos contener las lágrimas, porque ellos nos dan mucho más. Esta alegría que contagian, esa confianza y esa familiaridad que tienen con Dios, a pesar de su pobreza y su enfermendad, siempre ha sido y sigue siendo para mí un gran estímulo.

La ONG CANDAS en Gutún

Hace cinco años nos legalizamos en España como ONG CANDAS (Comunidad de Ayuda a Niños de América del Sur) y hace dos años firmamos un convenio de cooperación internacional con el Ministerio de Interior Ecuatoriano. Creemos que el espíritu de nuestra Asociación es el mismo que el del pueblo que apostó por nosotros, a través de su Ayuntamiento. La ONG CANDAS es valorada en esta región del Azuay por su constancia, su dedicación altruista a los niños más desfavorecidos y por su labor educativa y sanitaria en pro de las comunidades en las que ha trabajado.

Desde el año 2005 nos hemos centrado en una comunidad alejada del Sigsig, a treinta minutos por camino de difícil acceso, Gutún, donde estamos desarrollando un trabajo sanitario, educativo y asistencial importante: formación de boticarias, cursos de primeros auxilios, clases a niños en la escuela, campañas de vacunación y salud buco-dental, compra de material escolar y de medicamentos, compra de alimentos para familias necesitadas…

Hace tres años compramos un terreno y empezamos la construcción de la primera Casa de Acogida para niños abandonados en Ecuador. Este verano hemos acabado de construir la primera fase: el Consultorio Sanitario “Candas”. Nada más inauguralo, el 1 de julio, lo hemos puesto en funcionamiento. Nuestros enfermeros y algunos médicos del Sigsig han pasado consulta y han visitado el domicilio de los enfermos que no podían desplazarse al Consultorio. Uno de los enfermos al que hemos visitado en varias ocasiones ha sido Ángel, un joven paraplégico, que con sus manos atrofiadas esculpe caballos de madera. CANDAS le ha regalado una máquina taladradora para que pueda trabajar con menos esfuerzo.

En Agosto hemos puesto la primera piedra de la construcción de la segunda fase de la Casa de Acogida: un comedor para cincuenta niños con problemas de desnutrición o con escasos recursos económicos.

Como CANDAS es una ONG pequeña, contamos con poco presupuesto y no podemos avanzar todo lo que quisiéramos. ¡Ojalá! pronto se haga realidad nuestro sueño: el funcionamiento del comedor y la construcción definitiva del hogar para dieciséis niños abandonados. Porque no existe mayor felicidad en esta vida que gastarse a favor de los demás y, sobre todo, cuando éstos te necesitan.

Teodoro Rubio

Presidente de la ONG CANDAS

Curso de formación en Valores

Un total de siete doctores y dos licenciados integraron el plantel docente que impartió el “I CURSO DE FORMACION EN VALORES” de la Fundación Humánitas Córdoba, en la Facultad de Filosofía y Letras, de Córdoba.

El Curso, organizado con el fin de dar metódica y cualificada respuesta a una persistente demanda social, estuvo destinado a particulares, profesionales y asociaciones u organizaciones de la ciudad de Córdoba y su ámbito de influencia.

Cada sesión, que se impartía en jueves sucesivos, de 19:30 a 21:30 horas, desde el 9 de octubre al 18 de diciembre de 2008, constaba de exposición oral seguida de preguntas y debate así como de una serie de cuestiones y ejercicios prácticos sobre el tema tratado.

Este fue su contenido:

La psicopedagogía de los Valores, por el Prof. D. Fernando Jiménez Hernández-Pinzón, doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación. Freelance.

La oración como encuentro de dimensiones humanas y divinas , por el
Prof. D. Antonio R. León Sendra, doctor en Filología inglesa. Profesor de la UCO.

La coherencia como posicionamiento personal, por el Prof. D. Alfonso Marín Sicilia, licenciado en Filosofía. Asesor técnico del INEM.

La objetividad: el valor de las emociones en la resolución de conflictos, por el
Prof. D. Cristóbal Jiménez Jiménez, doctor en Psicología. Profesor de la UCO.

El diálogo como reto en una Sociedad pluralista, por el Prof. D. Eduardo Romero Pérez de Rosas, doctor en Filosofía. Profesor de la UCO.

El valor de lo profano, por el Prof. D. Carlos Escudero Freire, doctor en Sagradas Escrituras.

Acerca de la Virtud, por el Prof. D. Manuel Villegas Ruiz, doctor en Historia.

Los Valores en Max Scheller y los valores jurídicos, por el Prof. D. José Mora Galiana, doctor en Filosofía. Profesor de la Universidad Pablo Olavide.

Reflexión filosófica sobre los Valores, por el Prof. D. José Ramírez Muñoz, licenciado en Filosofía.

El respeto como valor integrador, por el Prof. D. Antonio R. León Sendra, doctor en Filología Inglesa. Profesor de la UCO.

La lectura como filtro de Valores, por el Prof. D. Fernando Jiménez Hernández-Pinzón, doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación.

La FUNDACIÓN HUMÁNITAS CÓRDOBA está actualmente elaborando el II Curso de Formación en Valores, que incluirá una formación práctica, impartida de modo transversal, sobre la búsqueda de empleo y será ofrecido de forma itinerante entre diversos colectivos sociales.