Archive for: abril 2012

El megalitismo en Gorafe (por Rafael Victoriano Vera Martínez)

Durante el Neolítico, se iniciaron cambios económicos y sociales de una importancia extraordinaria, que fueron protagonizados por  los hombres que vivieron en  espacios geográficos próximos al mar Mediterráneo y O. Atlántico, por ser ellos, junto con otros pueblos  europeos los  promotores de lo  que se ha dado en llamar “revolución neolítica”. Cambios que se iniciaron en el Próximo Oriente y que se difundieron por la Europa Central y Mediterránea.

Entre el V y III milenio a. C. se iniciaron un conjunto de transformaciones en la Península Ibérica, que se manifestaron con mayor intensidad en el sureste peninsular. Fueron entre otros. La práctica de  trabajos de agricultura, (cultivo de la tierra, ganadería etc),  cestería de esparto, sedentarismo,  construcción de chozas,  alfarería, uso de metales, ( cobre y bronce),  construcción de enterramientos colectivos. Las prácticas de enterramientos de alguna manera se regularizaron por ser realizados en dólmenes. Todos esos cambios hicieron más fácil la vida al hombre.

El dolmenismo  estuvo unido al “culto a la muerte”, al inicio de la agricultura,   ganadería,  sedentarismo,  alfarería,  uso de metales, (como el cobre, estaño, bronce). El fenómeno del dolmenismo fue una actividad que estuvo íntimamente relacionada con  la propiedad de la tierra de los pueblos que lo practicaron.

Esos  cambios afectaron también a los grupos humanos que vivieron en el Valle del río de Gor, los cuales, les permitieron liberarse poco a poco de los condiciones que les impuso el medio natural, ellos, dejaron de forma progresiva  ser cazadores  y  recolectores, para trasformarse en agricultores y pastores, lo que facilitó la “producción artificial de alimentos”.  El hombre en este periodo, fue también  capaz de encender  fuego cuando lo necesitó. Esos cambios no tuvieron el mismo  grado de desarrollo en  todos los lugares, ya que sucedieron en  ritmos de evolución diferentes.  Otro elemento fundamental que ayuda a entender la “nueva forma de vida” del hombre del Neolítico, fue el cambio climático,  el frío fue menos intenso que en el periodo anterior del Paleolítico,  por ello pudo pasar  más tiempo al aire libre.

Los pobladores neolíticos de Gorafe pasaron de tener una vida nómada, a hacerse sedentarios, de refugiarse en abrigos naturales, a construir chozas,  etc. El hombre  durante este periodo, perfeccionó   instrumentos y objetos de la vida diaria, que eran necesarios para las nuevas condiciones de vida. Así como también,  inicio actividades mágico-religiosas, con las que pretendió religarse con el más allá de la muerte. Su base económica fundamental  se basaba  en la ganadería y agricultura, Las herramientas de hueso progresivamente se irán sustituyendo por otras mas  elaboradas  de sílex para el trabajo de la vida diaria, estas, a su vez también se sustituyeron durante el calcolítico por otras de metal, ( cobre y bronce ). Estos grupos humanos fabricaron utensilios para la vida doméstica en  barro. (cerámica). También utilizaron el cuero y la madera, y el esparto.

El grado de desarrollo de los hombres del Neolítico no fue uniforme en todas las regiones de Europa, por estar condicionado por muchas circunstancias, especialmente por las bases tecnológicas y culturales anteriores.

En Gorafe, (lugar situado próximo al río de Gor, en la depresión intrabética de Guadix-Baza ) se inició  hace  unos 3000 años a. C. un proceso constructivo  de grandes piedras, de sepulturas megalíticas,  que se extendieron  desde las proximidades  de Gor hasta  los Baños de Alicún, pero que tuvo como eje de desarrollo mas importante en Gorafe, por ser el lugar central de este espacio geográfico, en él, había grandes piedras que  hicieron   posible las construcciones dolménicas,  y por ser este lugar,   camino de paso de personas y de intercambio  de las innovaciones neolíticas, de la culturas de Almería con las de Andalucía occidental y sur de Portugal.

Los pobladores neolíticos de Gorafe no tuvieron necesidad de transportar grandes piedras, como se hizo en otros “espacios dolménicos” de nuestra península, que a falta de materiales tuvieron que llevarlos al lugar destinado para la construcción de sus dólmenes. Las difíciles condiciones orográficas de la parte superior del Valle de Gorafe, no permitían el acarreo de grandes piedras, es por los que esos hombres utilizaron las  piedras del Valle del río de Gor sin necesidad de moverlas del lugar donde se encontraban.

El inicio de una rudimentaria agricultura en las proximidades del río,  la existencia de una fauna fácil  de ser cazada y domesticada y  la práctica de la ganadería,   (que  fueron las bases del sustento  de los pobladores neolíticos del valle), fue lo  que hizo posible, a los hombres que vivieron en las  márgenes del río, la realización del “conjunto arquitectónico funerario dolménico” mas extenso del sur de España

No se puede hablar propiamente de cultura megalítica, sino como un conjunto de elementos constructivos. Ello es posible, porque  estos grupos humanos  alcanzaron  un determinado nivel  económico,  tuvieron una  organización social mas compleja y por la práctica de  creencias mágico-religiosas  dando culto a sus antepasados, creencias que compartieron con otros pueblos mas lejanos, gracias a los contactos e intercambios.

Los monumentos megalíticos de Gorafe, estuvieron  unidos a la práctica del pastoreo y a la domesticación de animales, que realizaron  estos pueblos del calcolítico , en  las proximidades del río de Gor y en los bordes de la meseta cercana. Los constructores de los dólmenes de Gorafe, recorrieron este corredor, en pos de la búsqueda de pastos, durante los meses de calor, se trasladaban a las laderas  más frescas de las montañas próximas a Gor.

La arquitectura dolménica  es  también señal de dominio del territorio donde se ubica  la tribu, clan u horda que ha erigido la construcción. En ellas, enterraron a sus difuntos. Son tumbas  colectivas, de esa forma, aquellos grupos humanos se ligaron al medio.

Las construcciones dolménicas de Gorafe, por ser una zona de tránsito entre el levante peninsular con el sur de Portugal,  tienen la doble influencia de las culturas de Almería ( Millares y Argar ) y del Alentejo portugués.

El valle donde está situado Gorafe, tenía y tiene unas características propias, que le permitieron ser  lugar “de asiento y de tránsito” a unos pueblos que les posibilitaron hacer las construcciones dolménicas existentes en su  término municipal.

Los condicionamientos  del dolmenismo en la zona, estuvieron  determinados:  1º Por  el sustrato cultural.  2ª Por las influencias y aportaciones de las culturas próximas de Almería y de la baja Andalucía. 3º Por la  dependencia que impuso el medio geográfico a los pobladores neolíticos. ¨Esto, dio como resultado un dolmenismo con unas características propias que le diferencian de otros espacios también dolménicos del sur de España, como son los de las provincias de Málaga  y Huelva.

Los casi 240 dólmenes constituyen uno de los espacios megalíticos mas extensos  de España. Los dólmenes se encuentran situados  en ambos márgenes del río, y en los bordes de la meseta próxima.

Los constructores neolíticos de los dólmenes de Gorafe, comenzaban la erección de sus construcciones, a partir de la cámara funeraria, la primera piedra que ponían era la central, después el resto que la integran, se continuaba con el corredor, aquella se enlosaba, en algunos dólmenes aparece también enlosado el corredor, y se terminaba  con las losas que hacen de cubierta. La construcción se remataba  cubriéndola de tierra, formando un pequeño montículo, para sujetar la tierra, se colocaban unos anillos circulares de piedras. Los dólmenes están orientados  casi todos ellos hacia el Sur-Sureste. Es posible que ello, tenga un valor mágico-religioso.

Las formas en que se construyeron los dólmenes fueron muy variadas, se han descubierto hasta 16 formas geométricas diferentes de construcción de la cámara funeraria, ello  es debido al largo proceso constructivo.

El rito que se debía seguir cuando había algún fallecimiento, era el siguiente. El difunto se purificaba antes de ser sepultado, luego era llevado al lugar donde estaba situado el dolmen donde iba a ser inhumado, después de introducía   por la puerta, pasando el corredor hasta la cámara funeraria. El cadáver se adornaba con collares etc y se le ponía el resto del ajuar funerario. Previamente se habían recogido los huesos de otros difuntos que ya se habían enterrado en ese lugar, los cráneos se colocaban en la puerta de entrada de la cámara funeraria. Seguidamente  se cerraba la cámara para evitar la entrada de animales y la profanación del lugar. En el corredor delante de la puerta de entrada a la cámara funeraria, han aparecido cuencos, ello, puede indicar la realización de ritos de purificación del cadáver o de culto.

Los dólmenes de Gorafe, son de dimensiones menores que los de Andalucía occidental y de menor monumentalidad, pero no por ello dejan de ser menos interesantes. Los estudios y excavaciones realizados, han dado unos resultados muy esclarecedores que nos permiten conocer la organización social de los hombres del Neolítico que vivieron en la zona, de sus contactos con otros pueblos, de las aportaciones recibidas, del uso de materiales utilizados, como son: La piedra.  La cestería del esparto. Los metales,  como cobre, hierro, bronce). Del barro, para la realización de objetos de la vida doméstica. De los  animales con los que convivía, algunos de ellos los domesticó, (cabra, oveja) otros  los cazó, (conejo, liebre),  que fueron la base fundamental de su dieta.

Los primeros  estudios sobre el dolmenismo en Gorafe se iniciaron en la segunda mitad  del S.XIX,  en 1868 por M. Góngora Martínez,  años mas tarde por los belgas, hermanos Siret, (Enrique y Luis),. Durante el S. XX fueron George y Vera Leisner (ambos alemanes),  exploraciones efectuadas a finales de la primera mitad de este siglo  (1940). A principios de la segunda mitad del siglo XX, será el investigador, natural de Gorafe,  Manuel García Sánchez junto con Christian Spahni, los que realizaron el estudio sistemático y en profundidad de los dólmenes de Gorafe. Estos dos investigadores realizaron las mayores aportaciones así como también el mayor esfuerzo de excavación de los mismos, gran parte de lo descubierto se encuentra  en el museo arqueológico de la ciudad de Granada. Estos dos investigadores también realizaron excavaciones en la Cueva de La Caregüela en Piñar.

Recientemente, han surgido iniciativas,  desde el Ayuntamiento de Gorafe, con la ayuda de instituciones a nivel comarcal, provincial, y regional como:  Diputación, de Granada, Programa Leader II Comarca  de Guadix, Junta de Andalucía, Caja General de Ahorros de Granada, que han rescatado el dolmenismo en Gorafe  de la destrucción y del olvido. Creando con todo el conjunto monumental, un “Parque”, para que pueda  ser visitado. Se han habilitado para ello tres rutas, que permiten visitar los dólmenes y a la vez disfrutar de unos paseos muy agradables en contacto con la Naturaleza.

El Centro de Interpretación Megalítica, ayudará sin duda, a los potenciales viajeros que acudan a nuestro pueblo, a conocer el Parque  Megalítico:  la vida, avances y conquistas culturales del hombre durante el Neolítico.

El Parque tiene entre otras las siguientes finalidades: 1º De acogida de los potenciales viajeros  que acudan a él. 2º Como lugar de exposición del hecho megalítico. 3º. Como centro de documentación para las  personas interesadas  en este periodo tan importante de la Humanidad, en Gorafe. 5º Punto de partida para visitar el Parque.

Ello, puede ser motivo, para que nuestro pueblo, pueda ser conocido tanto en medios culturales como turísticos, factores, que  pueden  contribuir a mejorar su economía.

Rafael Victoriano Vera Martínez.

Ldº en Geografía e Historia.

Asamblea de Primavera

LOGO ASOCIACION SAN PELAGIO PROYECTO HUMANITAS

Bajo el patrocinio de san Pelagio (el niño-mártir mozárabe que se ofreció en canje por su tío el Obispo de Tuy, hecho rehén en el Califato Omeya; y titular, asimismo, del Seminario Conciliar de Córdoba en que, albergado durante siglos en un viejo caserón junto al Guadalquivir, muchas generaciones de cordobeses forjaron sus sueños de ser sacerdotes, animados además por el espíritu de servicio a la sociedad que ahí se les inculcaba), un grupo de antiguos seminaristas, allá por los años ochenta del pasado siglo, pusieron en marcha una ilusionante Asociación.

Al principio, les motivó la idea de rencontrar, de renovar, las amistades que, en ambiente de verdadera familia, vivieron durante su infancia, adolescencia y juventud primera. Además pretendían, ya desde el comienzo, aportar el caudal de conocimientos, valores y habilidades, adquiridos individualmente, a proyectos que ayudaran a mejorar la sociedad en que vivían.

Pasado el tiempo, el grupo ha ido madurando sus fines y propósitos, y, bajo la presidencia de un impulsor fundamental, Alfonso Marín Sicilia -fallecido hace poco más de dos años-, se abrió de par en par a cuantas personas -hombres y mujeres- se sienten vinculadas, desde un pluralismo humanista respetuoso con todas las ideologías, a la búsqueda del bien común.

En síntesis, la actividad de la Asociación San Pelagio abarca cuatro áreas: un servicio de voluntariado; un Aula culturalrecreativa; un ambicioso proyecto de Formación en valores, y la implantación y desarrollo del Banco de Tiempo de Córdoba, que próximamente abrirá sus puertas.

Sobre todos estos temas se tratará el próximo sábado 21 de abril, en la ASAMBLEA DE PRIMAVERA que celebraremosa partir de las 10:00 horas, y a la que seguirá una visita guiada a la Casa-Museo de Sefarad y una comida en un restaurante del entorno de La Judería. A todo quedan invitados tanto socios como amigos de la asociación, y, muy especialmente, toda persona interesada en conocernos.

Los medios de contacto son:

Dirección postal:Asociación San Pelagio, Avda. Gran Capitán, 28 – 1º 2; 14OO1 -CÓRDOBA.

Teléfonos: 957 083 561   //   696 977 201 (María Ángeles, Secretaria Técnica)

Mail: oficina@fundacion-humanitas.org .