Archive for: mayo 2012

R.I.P. Abelardo Lobato Casado, y Pablo Moyano Llamas

Tomado de ‘Ecclesia Digital’

viernes, 18 de mayo de 2012
El 17 de mayo, en la residencia geriátrica de San Juan de Dios de Cádiz falleció el dominico Abelardo Lobato Casado. Había nacido en San Pedro de la Viña (Zamora) el 20 de enero de 1925. Era religioso dominico desde el 15 de septiembre de 1942 y sacerdote desde el 16 de abril de 1949.

Doctor en Filosofía por el Angelicun de Roma, maestro en Sagrada Teología, título máximo de la Orden de predicadores, catedrático en varias Universidades, doctor honoris causa por la Universidad Católica de Murcia, fundador del Instituto Fray Bartolomé de las Casas, de Sevilla, del Instituto Santo Tomás de Roma, delegado del Vaticano en el Consejo de Europa para los Derechos Humanos y Miembro del Comité Directeur des Droits de L´homme (CDDH) de Estrasburgo. Miembro de la Pontificia Academia Romana de Santo Tomás, fue rector de Teología en Lugano.

Fue nombrado por Juan Pablo II Presidente de la Academia Romana de Santo Tomás y ha sido promotor y director desde su fundación en 1976 de la Sociedad Internacional Tomás de Aquino (SITA).

________________________________

El presbítero Pablo Moyano Llamas falleció el pasado 14 de mayo, a sus 80 años de edad.

(Artículo tomado de ODISUR.es):

Natural de Santaella (Córdoba), el sacerdote Pablo Moyano Llamas nació el 19 de septiembre de 1932 y recibió su ordenación sacerdotal el 21 de junio de 1959. Desarrolló su ministerio sacerdotal en primer lugar, como párroco de San Calixto durante seis años y, a continuación, como párroco de Ntra. Sra. de la Asunción de Montemayor hasta el 2011, en que pasó a ser párroco emérito de la misma. También fue profesor de Religión en el Instituto de La Rambla y en el año 2004 fue designado Arcipreste de Montilla-La Rambla hasta el 2007.

Entre otros cargos no eclesiásticos, el sacerdote ha sido miembro de la Real Academia de Córdoba y cronista oficial de Santaella y Montemayor. Asimismo, ha sido autor de diversas publicaciones como: Santa María del Valle (Santaella) de 1988, Montemayor retazos de Historia de 1994 y El Calvario de Montalbán de 1997.

Las exigencias de la fe ante la muerte

Un íntimo y conmovedor artículo, aportado por el insigne amigo Blas Francisco Lara, que La Revista FHC tiene el honor de publicar en la Sección ‘Especial Valores Humanos’, como testimonio auténtico de la oscuridad de la fe  (PULSAR AQUÍ).

Exigencias de la fe ante la muerte (por Blas Lara)

ORACION POR UN ALMA INOCENTE

(Unas líneas pensando agradecido en los amigos de la Asociación San Pelagio que me han escrito un mensaje de pésame)

Hélène y yo, como dos hormiguitas al pie de un inmenso muro como una de esas montañas de los gigantescos Alpes que tengo ante mis ojos desde el salón de la sección de Cuidados Paliativos. Así, como dos hormigitas, rezábamos, más bien gritábamos, Hélène y yo pidiendo ayuda a Dios. Y sin parar durante los tres infinitos meses de su lenta agonía.

Y Dios que no responde. ¿Nos oye siquiera ? Ante el absoluto silencio de Dios y su aparente sordera, se comprende bien la tremenda exigencia de la fe para seguir invocando a Dios en esa situación. Es como lanzarse al profundo abismo en la oscuridad más completa contra toda racionalidad y contra toda experiencia de los sentidos. Eso es la fe sentida en toda su crudeza.

¿ Por qué Dios nos pide tanto a los hombres?

Hélène me tenía a mí por su Dios, porque siempre le había resuelto sus problemas. Tres meses diciéndome cientos de veces : »Ayúdame Blas. No puedo más ». (Como me imagino que hace un náufrago en alta mar). Yo era un dios impotente, absolutamente incapaz de hacer nada por ella.

Y yo diciéndole: ¿Qué puedo hacer por tí, Eleni agapi mu (amor mío) ? Anda, dí conmigo, « ayúdanos Dios mío, a Hélène y a Blas ».

¿ Pero qué ha hecho esta inocente niña para ser castigada tan duramente ? ¿ Y para qué sirve este dolor ? A mí me es difícil entender la utilidad del dolor de Jesús en la Pasión. Y me acuerdo de lo que se nos ha dicho desde los años del catecismo. Y me acuerdo de algunos textos de San Pablo : Y Dios amó tanto a los hombres que nos dió su hijo unigénito….¿ Qué necesidad había ? De nuevo : ¿ Por qué Dios nos pide tanto sacrificio de nuestra racionalidad a los hombres?

Jesús en la cruz esas pronuncia antes de morir unas terribles palabras : « Dios mío ¿por qué me has abandonado ? « ¿ Dios, El ? ¿ El Hijo predilecto de Dios entre todos los hombres así castigado ?

No puedo más. Con Jesús yo digo : Nuestro padre querido que estás en los cielos…. Un acto de fe ciega.

[Blas Lara ha ejercido de Jefe del departamento de Informática, Investigación Operativa y Estadística de Nestlé (Vevey, Suiza), y es Catedrático Emérito de la Universidad de Lausanne. Libros principales suyos son, entre otros: "The boundaries of Machine Intelligence"; "La decisión, un problema contemporáneo"; y "Negociar y gestionar conflictos". (Nota del Administrador)]