I.R.P.F y política social (Irene Gómez, Inspectora de Hacienda)

Irene Elena Gómez Marruecos

El funcionamiento y la organización política de nuestro Estado tiene como fundamento básico las fuentes legales. Dentro de las mismas la propia Constitución proclama el principio de jerarquía normativa, lo cual supone un orden que da primacía a lo establecido en la ley. Pero, ¿qué es la ley? Podemos definirla como la norma escrita que emana de los órganos con potestad legislativa. Esto supone que la ley es el instrumento mediante el cual el Estado regula las diferentes situaciones jurídicas. Es aquí donde me gustaría profundizar…

En mi opinión, hay que destacar la importancia de la ley para contemplar y amparar la situación de personas dependientes, excluidas o desfavorecidas por diversos motivos. Con ello se consigue un acercamiento del papel del Estado a la realidad social y un efectivo compromiso de la comunidad con sus propios miembros integrantes. Y es que el Estado ha de ser el primero en dar ejemplo…

En la actualidad encontramos algunas ilustraciones de leyes inspiradas en valores éticos y humanos (léase la Ley de Dependencia, las leyes de igualdad de género…), pero no es menos relevante la inclusión de estos valores en leyes tradicionalmente técnicas como por ejemplo las fiscales. Y es que, como reseña la Constitución, el sistema tributario ha de ser justo y estar basado en los principios de igualdad, generalidad, progresividad y no confiscatoriedad.

¿Cómo puede contribuir la ley en ese sentido? Un buen ejemplo lo encontramos en la vigente Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas. El IRPF es uno de los tributos más generales que existen en nuestro sistema (tiene gran cantidad de sujetos pasivos), por lo que ha de jugar un papel principal no sólo en la configuración de nuestra estructura impositiva, sino también en el diseño de la política social. Así, el artículo 7 recoge las rentas exentas del impuesto, entre las cuales podemos mencionar las ayudas percibidas por los afectados de VIH, las prestaciones de la Seguridad Social a favor de personas con incapacidad permanente absoluta o gran invalidez, algunas prestaciones familiares, prestaciones económicas de instituciones públicas percibidas por acogimiento de personas con discapacidad, mayores de 65 años o menores, las ayudas públicas para cuidados en el entorno familiar… Además de las exenciones subjetivas, encontramos en esta Ley otros mecanismos de modelación, por ejemplo reducciones por atención a situaciones de dependencia y envejecimiento (artículos 51 a 54), el mínimo personal y familiar para adecuar el impuesto a situaciones personales y familiares del contribuyente, deducciones por maternidad, por nacimiento o adopción (artículos 81 y 81 bis), la opción de tributación conjunta, etcétera.

Pero también es importante, no sólo que la propia norma refleje y sea sensible a situaciones de exclusión, desprotección o similares, sino que sea conocido por todos los ciudadanos el espíritu y finalidad de la misma.

Aunque el problema que se nos plantea con leyes de carácter técnico como la citada es poder generalizar su contenido y continente…Por ello es de relevancia hacer uso de distintos mecanismos de difusión más accesibles a la ciudadanía en general. En este sentido, la Fundación Humánitas pone a nuestra disposición una plataforma que, en su afán de difusión y promoción de valores sociales y humanos, puede contribuir en gran medida a esta labor.

One comment on “I.R.P.F y política social (Irene Gómez, Inspectora de Hacienda)

  1. Asun dice:

    Dices bien,que la norma debe reflejar y ser sensiblea situaciones de desprotección y que esta debe ser conocida por todos. Un medio de difusió9n e información puede ser esta nueva revista, claro, contando con gente como tú,así que te animo a continuar haciendolo.

Deja un comentario